Clicks17

El Divorcio al Corazon de Jesus

Bottega
El Sagrado Corazón de Jesús es la devoción al amor divino. Jesús se manifiesta a santa Margarita María Alacoque, en 1675, señalando con la mano su corazón, diciendo: “He aquí el corazón que ha amado …More
El Sagrado Corazón de Jesús es la devoción al amor divino. Jesús se manifiesta a santa Margarita María Alacoque, en 1675, señalando con la mano su corazón, diciendo: “He aquí el corazón que ha amado tanto a los hombres, que no se ha ahorrado nada, hasta extinguirse y consumarse para demostrarles su amor. Y en reconocimiento no recibo de la mayoría sino ingratitud.” Jesús dijo que quienes oraran con devoción al Sagrado Corazón, recibirían muchas gracias divinas. La devoción al Sagrado Corazón se extendió por España, América y las Filipinas. La República del Ecuador, el 25 de marzo de 1873, fue el primer país en el mundo que se consagró oficialmente al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María. Esto se hizo en la Presidencia del doctor Gabriel García Moreno. Quien fue asesinado poco después. En Colombia el 22 de junio de 1902 se realizó la consagración al Sagrado Corazón de Jesús. El acto se llevó a cabo en el templo llamado del Voto Nacional, construido como voto de todos los colombianos pidiendo el fin de la llamada "Guerra de los Mil Días", por iniciativa de Bernardo Herrera Restrepo, en todas las iglesias de Colombia, desde ese día, se declara al Corazón de Jesús patrono de Colombia. Estuvo consagrado hasta la reforma constitucional de Colombia en 1991, cuando la Corte Constitucional declaró la in-exequibilidad de la norma, a través de la cual se consagró Colombia al Sagrado Corazón de Jesús. La Sentencia INHIBITORIA No. C-350/94 expresamente declara que “El país no puede ser consagrado, de manera oficial, a una religión, incluso si ésta es la mayoritaria del pueblo” y añade “es inconstitucional por cuanto viola la igualdad” invoca la libertad de conciencia y el libre desarrollo de la personalidad. Eliminando la tradición católica del país. Alega que el presidente de la República no puede ser “obligado” a hacer manifestaciones públicas en favor o en contra de alguna FE. Colombia dejo así de ser el país del Sagrado Corazón de Jesús, perdió su identidad moral, religiosa y social porque el Estado y sus integrantes no reconocieron la realidad nacional.