Clicks49

Del Sinodo Amazonico a la III Guerra Mundial

Yugo
5
Del Sinodo Amazonico a la III Guerra MundialMore
Del Sinodo Amazonico a la III Guerra Mundial
Yugo
Yugo
MENSAJE DE LA MADRE A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA, 7 de Octubre de 1984

(Festividad del Santísimo Rosario)


Rosario:– Madre, qué lentamente vienes... Madre mía, "abájate" un poquito más, Madre mía.
Necesito tenerte más cerca, Madre mía, mucho más cerca Madre mía.
Creo que Te necesito mas que nunca. (La Madre se aproxima más a la vidente que clama):– ¡Gracias Madre mía!, gracias Madre …More
MENSAJE DE LA MADRE A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA, 7 de Octubre de 1984

(Festividad del Santísimo Rosario)


Rosario:– Madre, qué lentamente vienes... Madre mía, "abájate" un poquito más, Madre mía.
Necesito tenerte más cerca, Madre mía, mucho más cerca Madre mía.
Creo que Te necesito mas que nunca. (La Madre se aproxima más a la vidente que clama):– ¡Gracias Madre mía!, gracias Madre mía, gracias por poderte ver tan cerca de mí... tan cerca de mí, nuevamente, Madre Mía.
Madre:– Estoy tan cerca de vosotros, que no Me he apartado ni un momento de vuestra presencia, pero tenéis que tener fuerza de voluntad para abrir los ojos del alma y sentirme en vuestra presencia, porque aun, nunca Me he apartado de vosotros.
¿Cómo puedo abandonaros, cuando deseo vuestra salvación? Solamente deseo que en una décima de tiempo, el mundo recobre conciencia y EL MUNDO SERA SALVADO.
Por eso, os digo humildemente, que el mundo tardará en tomar conciencia, pero UN PUÑADO DE HIJOS MIOS, sé que tomarán conciencia para salvar una parte de la humanidad que camina en la mortalidad (muerte espiritual).
Por eso hijos míos, en tantos momentos ME HAGO VISIBLE A LOS HOMBRES, dándoles Mis palabras mostrando en Mis palabras Mis sentimientos.
Por eso le pido al hombre en todo momento, que luche intensamente por vuestra preparación... porque no estáis preparados hijos míos... ninguno de vosotros está preparado.
Porque todos tenéis que volver hacia atrás y volveros como niños con un alma BLANCA, cuando esa alma esté BLANCA, entonces Yo gritaré y el timbre de Mi Voz será escuchado en el mundo entero.
Quisiera que este grito fuera escuchado por unos momentos para gritarle al mundo, para deciros: "Estad preparados para llegar al Padre".

Por eso hijos míos, LA LUCHA ES MUY INTENSA y ¡cuánto queda aún que luchar!
Porque en unos momentos determinados, Yo sé que estáis y os sentís llenos de Mí, pero tenéis momentos en que TODO lo que antes habéis recibido y oído, es fulminado en vuestro cuerpo. (Da a entender la Madre que tenemos todos, momentos en que estarnos dispuestos a dar nuestra vida por ELLA y otros en que todo ese fervor se desvanece y nada queda).
Rosario:– No Madre mía, no... no Madre mía no... no Madre, no, Tú sabes que yo me avergüenzo Madre mía, Tu lo sabes mejor que nadie... quiero ser una más... una más, pero la más desgraciada, para APRENDER A CAMINAR POR TU CAMINO, Madre mía.
Yo no merezco nada, no merezco ni Tu Presencia, Madre mía.
Madre:– Cuando todo es entregado con cariño, tiene que ser recibido con el mismo cariño.
Rosario:– Madre, Madre, qué divinidad Madre mía, qué divinidad es poderte contemplar...
Madre:– CUANDO APRENDAN USTEDES A AMAR, ENTONCES APRENDERAN USTEDES A CAMINAR.
Si no saben ustedes AMAR, no sabrán ustedes CAMINAR, porque todos los caminos llegarán a perderse en el mismo sendero.
Porque Yo he venido a la tierra, para algo muy importante.
NO HE ELEGIDO ESTE LUGAR ni a tantos otros lugares más inferiores a éste, porque el mundo crea que estoy hablando con vanidad.
No, no tengo vanidad para hablar, solamente estoy poniendo en la mente del hombre las Palabras del Padre.
He venido a muchos lugares de la tierra... pero ESTE LUGAR TAN DISTINGUIDO POR MI HIJO Y POR MÍ, HA SIDO UN LUGAR TAN GOLPEADO POR LOS HOMBRES... POR AQUELLOS HOMBRES DE CIENCIA... PERO ALGUN DIA SE AVERGONZARAN AL ESCUCHAR EL NOMBRE DE ESTE SAGRADO LUGAR.
Escuchad bien estas palabras, porque no son palabras de vanidad... son palabras que el Padre Me obliga a predicar delante de los hombres.
ESTE LUGAR TAN PEQUEÑO PARA LOS HOMBRES, SE VOLVERA UN PARAISO, PORQUE SERA UN LUGAR DE SALVACION, A DONDE TANTOS HOMBRES DE CIENCIA VENDRAN... ésos que así vulgarmente se les llama de en la tierra... VENDRAN A POSTRARSE DE HINOJOS ANTE UNA CRUZ QUE ANTES HAN GOLPEADO CON LA MALA INTENCION QUE EL ENEMIGO LES HA GRABADO EN SU MENTE HUMANA.
Por eso, hijitos míos, vosotros, que habéis sufrido los golpes JUNTO A ESTA CRUZ, NO ABANDONAR EL LUGAR SAGRADO, porque ustedes serán LUZ y CAMINO, para conducir a tantos hijos míos, que solamente han pregonado EL PREGON DE LA MALDAD.
Solamente hablan palabras llenas de injusticia, no saben hablar palabras justas.
Pero HOY, quiero deciros a todos, HOY, que este Lugar me lo encontré tan vacío de sabiduría... con tan pocos hijos míos... pero con un alma grande, porque su alma está engrandecida porque Me han seguido por los caminos del DOLOR.
Me han seguido en el desprecio... pero algún día, yo os prometo el triunfo... y YO NO ENGAÑO.
Mis palabras son firmes como el firmamento, porque no son Mis palabras... SON PALABRAS DE VUESTRO PADRE y el Padre no viene a engañaros, el Padre viene a castigar las injusticias de la tierra. El mismo dolor y el mismo peso que sienten ustedes en algunos momentos en vuestros corazones, lo siento Yo en todo momento en MI CORAZON INMACULADO, cuando siento las Ofensas a Mi Padre, y a Mi Hijo golpeado.
Mi Corazón cada día, rejuvenece para seguir junto a la Cruz y poder así conseguir la SALVACION DE TODOS VOSOTROS.
Por eso a todos hijos míos, quisiera deciros que seréis como un granero... como un granero, para que un día vuestras palabras puedan producir tantos rayos de luz divinos que antes se han escondido en vuestros corazones, que no habéis sabido lanzarlos a los cuatro vientos.
Pero un día, todos esos rayos de luz que Yo os estoy dando, enviada por el Padre, se encenderán en vuestros corazones, MORIRA EL TEMOR y entonces CAMINAREMOS, nos haremos presentes al Padre... pero... CUANTO HAY QUE LUCHAR PARA LIMPIAR ESTE SAGRADO LUGAR...
ESTE SAGRADO LUGAR HA SIDO TANTAS VECES GOLPEADO... TANTAS VECES...

Pero... no esperar gloria... ¡no!...donde hay gloria (humana) no estoy YO.
NO VENGO PARA UNA FANTASIA.
He venido a la tierra y LA TIERRA QUE YO PISE, SERA GOLPEADA, SERA GOLPEADA... pero un día brotará la semilla por encima de todo y YO OS PROMETO, que ESA SEMILLA QUE YO HE PLANTADO EN ESTE SAGRADO LUGAR... NO SE MARCHITARA.
A la sombra de ella dormiréis hijos míos, porque será tan grande la felicidad que sentiréis que tendréis que decir tantas veces:
Gracias Madre mía, que TU nos has enseñado a CAMINAR.
Hijos míos, sé que vais a quedar muy pocos en este Sagrado Lugar... MUY POCOS, para los ojos de los hombres.
Pero ya, lo que está plantado NO PUEDE SER MARCHITADO.
CUANTO MÁS SOLO ESTE EL LUGAR, CON MAS FUERZA BROTARA LA SEMILLA, Y NUNCA MAS SE MARCHITARA.
Por eso, a todos vosotros quisiera recordaros, que vuestro Padre ya ha entregado el HARNERO, EL HARNERO ES LA CRIBA... sin señalar a ninguno de vosotros, porque todos sois para mí, por igual.
Y os digo en este momento, porque lo he repetido tantas veces que la CRIBA esta hecha a vuestra medida.
Por eso, hijos míos, estad alerta, porque aquel que sea capaz de salvarse de las mallas de la criba, ése será presentado ante el Reino del Padre y ese Padre que está siempre esperando con tanta ansiedad, le abrirá las puertas de Su CORAZON y le dirá: "Bienvenido hijo mío, porque tú Me has dado todo cuanto te he pedido, pero otros hermanos tuyos, han tenido SED y NO HAN BEBIDO... han tenido HAMBRE y NO HAN COMIDO... ha sido tan grande su orgullo".

Pero Mi Padre y Padre de todos... como no es malintencionado volverá hacia atrás a aquel que ha llegado, para que pueda darles la mano a aquellos hermanos que han quedado dormidos en él Paraíso del Padre, que es la tierra.
Tenderá su mano y esa mano será cargada de almas para entregarlas al Padre... pero pensad hijos míos, que no podréis llegar al Padre pensando UNICAMENTE en vuestra propia salvación.
No venir a Mí, para salvaros solos, no, venid para salvar a vuestros hermanos, porque sino, no quedareis unidos a esa MANO que el Padre extenderá a la tierra.
Pensad siempre en la salvación de vuestros hermanos, que LA SALVACION DE VUESTROS HERMANOS SERA LA VUESTRA.
Y ahora MI BENDICION ES PARA TODOS.

(La Madre bendice a todos los presentes)
Rosario:– ¿Porqué vienes vestida hoy así, Madre mía? ¿porqué vienes vestida de BLANCO?
Madre:– Yo Me manifiesto de esta manera, porque lo blanco ante el Padre, es PUREZA y así Me quiero transportar a todas las almas blancas de vosotros.
(Alguien de los presentes entrega unos cuantos Rosarios de color rosa, para que sean bendecidos y la Madre ordena a la vidente que los reparta. Esta se excusa)
Rosario:– No Madre, yo no puedo tocar eso, porque no es mío... y Tú ¿porqué sabes que ésto es de color rosa? Tú entiendes de colores y de todo.
Madre:– Para esa hija pequeña mía, que su alma es muy blanca. (Es una niña de unos seis años a quien entrega la vidente uno de los Rosarios color rosa)
Cada una recibiréis uno... no enfadaros, no enfadaros, porque Yo he tenido este atrevimiento, porque Yo te lo multiplicaré, hija mía (Alude a la propietaria de los Rosarios)
(Privado para J. K. cuyo padre acaba de fallecer en Irlanda):
Madre:– J. hija mía, quisiera que Mis palabras te sirvieran de ayuda a tu alma.
Tú has perdido algo, hija mía, pero ten fuerza en tu corazón para aceptarlo, porque ESO que tú has perdido está en Mis Brazos, y muy pronto lo presentaré al Reino del Padre.
Tus oraciones hija mía, han tenido tanta riqueza.
Él Me amaba, pero no, con el mismo calor que tú, hija mía. Tú has entregado todo cuanto tienes por Mí.
Sé que tú no Me buscas por los hombres, tú Me buscas por tu conciencia propia, hija mía.
NO TE IMPORTE TU POBREZA, hija mía, porque tu pobreza será tu riqueza junto al Padre.
Porque el cuerpo en la tierra, solamente es un sayo del alma.
Cuando tu alma se desnude de su sayo, entonces comprenderás lo que es la riqueza espiritual.
Y ahora Mi Bendición, de nuevo, es para todos.
(Nuevamente la Madre bendice a todos los presentes)
(Privado para S. de Bélgica)
Madre:– B. hija mía, nunca te vayas de Mí, siempre llévame contigo, junto a ti, porque Yo nunca te voy a abandonar.
Grita si aún tienes que hacerlo, para que tantos hermanos tuyos puedan sentir que YO ASISTO EN ESTE SAGRADO LUGAR.
Que Yo no soy el hombre... está en Mi el Espíritu del Padre, ese Espíritu enviado a la tierra... y vengo para la salvación de los hombres, B.
Tú no dejes de gritarles a tus hermanos, hija mía.
No te detengas en los pregones inescuchables, detente junto a Mis Palabras. MIS PALABRAS SON ORACION Y SACRIFICIO... AMOR Y SILENCIO. Por eso hija mía, siempre Me encontrarás en el AMOR, para siempre estar contigo.
Sigue luchando... sigue luchando, para que cuando llegue el momento de la IDA, a esa IDA que tienes que emprender un día para despegarte de la tierra, encuentres la riqueza de tu alma, hija mía.
Porque en la tierra solamente encontrarás GOLPE SOBRE GOLPE, NO ENCONTRARAS NINGUNA GLORIA PARA TU ALMA, la Gloria la encontrarás solamente en la presencia de Mi Padre.
(Dirigiéndose a todos en general continúa la Madre):
Y ahora, estas flores (Las que tiene la vidente en sus manos) que yo querría que fueran todas blancas, porque HOY, MI TUNICA ES BLANCA, MI CARIÑO ES BLANCO Y TODO ES BLANCO PARA ESTAR CON VOSOTROS, que sean repartidas entre todos, porque para cada uno de vosotros hay una... (Se reparten las flores entre los presentes después de haberlas expresamente bendecido la Madre)
Siempre quisiera... siempre quisiera permanecer entre vosotros, con este silencio con que me habéis honrado esta noche... adiós Manuel, adiós Paco, adiós José, adiós María... pero quedo con todos, adiós Yolanda, adiós Stella, adiós Antonio, adiós Ana, y adiós a todos Mis hijos... pronto volveré.
Rosario:– Adiós Madre, adiós Madre... qué bien me has tratado hoy Madre mía. Mi corazón es como una flor, hoy, Madre mía... adiós.
(Parece como si hoy la costara a la Madre el despedirse de todos nosotros y acaba diciendo)
Madre:– Adiós hijitos míos, adiós...
One more comment from Yugo
Yugo
adeste fideles likes this.
Yugo
Del Sinodo Amazonico a la III Guerra Mundial
Yugo