Clicks17

ORACION-DE-PERDON-Y-SANACION-Padre-Wilson-Salazar

Yugo
2
ORACION-DE-PERDON-Y-SANACION-Padre-Wilson-SalazarMore
ORACION-DE-PERDON-Y-SANACION-Padre-Wilson-Salazar
Yugo
ORACION-DE-PERDON-Y-SANACION-Padre-Wilson-Salazar
Yugo
MENSAJE DEL SEÑOR A PEPE CAYETANO
CRUZ BLANCA, 15 de Abril de 1983.


Pepe: Señor ¡Con tu palabra me basta!
Señor: SOY YO.
Pepe: ...el amor del que escucha Tu Palabras, del que Te ama y del que Te escucha... oigo bien Tus palabras Señor
Señor: Las olas azotan fuertemente las rocas. LA BARCA DE PEDRO SE BALANCEA, porque el timonel no está firme.
Pepe: ¿El timonel no está firme Señor?
Seño…More
MENSAJE DEL SEÑOR A PEPE CAYETANO
CRUZ BLANCA, 15 de Abril de 1983.


Pepe: Señor ¡Con tu palabra me basta!
Señor: SOY YO.
Pepe: ...el amor del que escucha Tu Palabras, del que Te ama y del que Te escucha... oigo bien Tus palabras Señor
Señor: Las olas azotan fuertemente las rocas. LA BARCA DE PEDRO SE BALANCEA, porque el timonel no está firme.
Pepe: ¿El timonel no está firme Señor?
Señor: Por eso debéis de pensar que si la BARCA SE BALANCEA Y NO AYUDÁIS AL TIMONEL, LA BARCA IRA A PIQUE. PESCADORES, que escuchéis Mis palabras, AYUDAD, EXTENDER LA MANO AL QUE CONDUCE LA BARCA DE PEDRO PORQUE LAS OLAS SON MUY FUERTES CONTRA EL TIMÓN.
NO ES MI DESEO, QUE ANDÉIS UNOS POR UN LADO Y OTROS POR OTRO, SIN embargo, haced según vuestras conciencias, pero siempre cogidos todos a la RED QUE EL QUE CONDUCE LA BARCA LANZA SOBRE LOS MARES.
Pepe: ¡Señor! Háblame de Ti, háblame de Tus cosas, no me hables de BARCAS NI DE PEDRO... porque solo quiero saber de Ti, amado mío Jesús... No pongas triste mi corazón.
Señor: EL QUE CONDUCE LA BARCA DE PEDRO, ABRE SUS BRAZOS PARA TODOS... pero QUE TENGA MUCHO CUIDADO, PORQUE EL TIMÓN PRONTO VA A QUEDAR SOLO.
Pepe: Por lo que más quieras Señor, por lo que más quieras, mi Señor.
Señor: LA SANGRE DE PEDRO REGARA LOS PELDAÑOS DEL VATICANO.
Pepe: ¿Del Vaticano, Señor? Señor... ¿eres Tú... o es el OTRO? (alusión a una posible filtración o interferencia del enemigo. Continúa el vidente):
Son palabras muy duras, Señor. (Presenta el vidente un Crucifijo al señor y dice):
Bésame al que amo Señor... gloria a Ti, mi Señor en el cielo y en la tierra. Abro los ojos, tapo mi boca y mis oídos y abro mi corazón.
Señor: Abre el corazón para amar, tápate los oídos para no escuchar palabras vanas que no conducen a Mi Camino, cierra los ojos a lo que el mundo corrompido te ofrece y abre tus brazos para amar a aquellos que te desprecian.
Pepe: ¡Señor! Tu palabra es una orden para mí. Quisiera cumplirla.
– (Privado a un sacerdote que ocasionalmente se encuentra presente de visita a este Sagrado Lugar):
Señor: Dile al Pastor que es libre de escoger, pero que Mi Madre María es la Medianera para conducir al PADRE... que tome la CRUZ en una mano y los problemas de sus ovejas en la otra y todo unido en alma y cuerpo, que lo ofrezcan al Padre.
Pepe: ¡Señor, no Te comprendo!
Señor: Es la contestación de las palabras habladas en la... residencia. Dile al Pastor que OPUS DEI, es OBRA MIA, pero QUE SE ANDEN CON PIE FIRME PORQUE A VECES sus pies andan por caminos TORTUOSOS.
Pepe: ¡Señor! Yo amo a Monseñor Escribá de Balaguer... porque él me prometió rogar a Vuestro Padre, por mi alma para poder conducirme a Ti.
Hoy Te pido, Señor, que protejas a la Orden del OPUS DEI, pero que para que se encuentren con los hermanos más desvalidos.
Nada de RIQUEZAS, Señor porque el mayor tesoro ES TENERTE A TI Y A TU MADRE, como yo Te tengo dentro de Mí... y cuando estás fuera Te busco con ansias de amor... ¿dónde estás Señor?
¡Ah Dios mío!... tengo una desesperación grande para mi alma, cuando Te busco y no Te encuentro.
– (Privado para una señora):
Señor: Acércame la CRUZ, quiero darle un beso para una hermana tuya... Me necesitas hija mía, mucho más que yo a ti. Si Me abres tu corazón, no solo tendrás mi amor, sino también Mi Consuelo.
– (Privado para otra Señora):
Señor: Ahora este beso para otra hermana tuya que tiene MUCHO QUE SUFRIR TODAVIA. Ella con otras hermanas ponen un gran consuelo en el Corazón Inmaculado de Mi Madre cuando se ponen a rezar y en oración delante de Mi Madre.
– (Privado a un Señor):
Señor: Para otro hijo mío que Yo amo y que Me ama... mucho me das, hijo mío, pero más te exijo. Ofrécete por entero a Mis palabras... las oirás con mas claridad en tu corazón y en prueba de mi amor te bendigo en el nombre de Mi Padre, en el Mío y te entrego todo Mi Amor.
– (Ahora continúa el Señor para todos):
Señor: Cuando tomé la CRUZ, camino del calvario, no solo me dolían las rodillas, la cabeza, el cuerpo, las espaldas... y LO SOPORTE TODO POR VOSOTROS... SI NO QUERÉIS LA CRUZ, SOIS LIBRES DE RECHAZARLA... pero YO os la he dado y PODÉIS ACEPTARLA O RECHAZARLA
SON DOS CAMINOS A ELEGIR: LA SALVACIÓN O LA CONDENACIÓN.
Pepe: Señor, ¿cuál es Tú camino? Muestrame Tu camino, mi Señor... porque yo no sé, que camino he escogido.
Señor: MI CAMINO ES EL AMOR, ese es MI CAMINO, ese es MI CAMINO, ese es...
– (Privado a un señor):
Señor: Hijo Mío, hace tiempo que te busco y aún no te has decidido a abrirme las puertas de tu corazón
Mucho hay en ti, que me corresponde, pero más y más necesitas de Mí, hijo Mío, porque la hora llega y cuando te des cuenta será tarde.
– (Ahora dirígese el Señor a todos los presentes en estos términos):
Señor: Despreciaos a vosotros mismos, para poder encontraros de nuevo y así podré conduciros al REDIL DEL PADRE, DE MI PADRE Y VUESTRO PADRE, y ahora os bendigo en el NOMBRE DEL PADRE Y DEL MÍO Y DEL ESPÍRITU SANTO.
Pepe: Señor, Tu Palabra es vida para mí... Señor, ¿ porque no TE HACES VISIBLE para todos?... ¿por qué no, Señor?
Señor: Pronto veréis al Hijo del Hombre y no le reconoceréis.
Pepe: Señor, aunque Te vistas con lo que Te vistas y aunque Te cubras con lo que Te cubras, Te reconoceré por encima de todo lo de este mundo... ¡¿cómo?!... ¿¡que yo te veré y NO TE RECONOCERÉ?!
No digas eso, señor Tu nunca me has mentido...
Señor: No tardaran(?), VEINTE DÍAS, que entre vosotros Me verás y NO ME reconocerás.
Pepe: Señor, no pongas confusión en mi persona. Padre mío, no acepto tu voluntad con todo el amor y con toda la alegría. Sí amado Jesús