Clicks12

Octubre 20. Beato Stefan (Beato Shtjefën Kurti, presbítero y mártir )

Irapuato
florycanto 38 mártires de la persecución en Albania (1945-1974) Este grupo, encabezado por el sacerdote Lazër Shantoja, de la archidiócesis de Shkodrë-Pult, comprende 38 mártires de distinto estado …More
florycanto 38 mártires de la persecución en Albania (1945-1974)

Este grupo, encabezado por el sacerdote Lazër Shantoja, de la archidiócesis de Shkodrë-Pult, comprende 38 mártires de distinto estado -hay obispos, sacerdotes diocesanos y profesos, religiosos y laicos-, que dieron el supremo testimonio por Cristo bajo el régimen comunista en Albania.

En este grupo:
Beato Alfons Tracki (18-7)
Beato Anton Muzaj (19-3)
Beato Anton Zogaj (31-12)
Beato Dedë Maçaj (28-3)
Beato Dedë Malaj (12-5)
Beato Dedë Plani (30-4)
Beato Ejëll Deda (12-5)
Beato Fran Mirakaj (1-9)
Beato Frano Gjini (11-3)
Beatos Gjon Fausti y cinco compañeros (4-3)
Beato Gjon Koda (Serafin) (11-5)
Beato Gjon Pantalia (31-10)
Beato Jak Bushati (12-2)
Beato Josif Mihali (26-10)
Beato Jul Bonati (5-11)
Beato Lazër Shantoja (5-3)
Beato Luigj Prendushi (24-2)
Beata Maria Tuci (24-10)
Beato Marin Shkurti (1-4)
Beato Mark Gjani [Xhani] (21-3)
Beato Mikel Beltoja (10-2)
Beato Mikel Suma (Gaspër) (16-4)
Beato Ndoc Suma (22-4)
Beato Ndre Zadeja (25-3)
Beato Ndue Serreqi (Karl) (4-4)
Beato Nikollë Prennushi (Vinçenc) (20-3)
Beatos Pal Prennushi y Dedë Nikaj (11-3)
Beatos Pjetër Çuni y Lek Sirdani (29-7)
Beato Shtjefën Kurti (20-10)
Beato Zef Marksen [Josef Marxen] (16-11)
Beato Zef Palaj (Bernardin) (2-12)

Albania fue uno de los países europeos que vivió, con Enver Hoxha, el comunismo maoísta. En el país de las Águilas fueron masacrados obispos, sacerdotes, frailes, monjas y una larga lista de laicos, incluidos los más débiles... Todo ello sucedió hace pocos años... La Iglesia de Albania se inscribe, por pleno derecho, en la lista de honor del martirologio del siglo XX.

El proceso diocesano de un grupo de 40 mártires se inició en 2002, con la presencia del cardenal Crescenzio Sepe. Se clausuró el 8 de diciembre de 2010, en presencia esta vez del cardenal Claudio Hummes. Ese día se declaró terminado el recorrido diocesano de la investigación canónica “super martyrio” de los siervos de Dios Vincenzo Prennushi OFM, arzobispo de Durrës, y 37 compañeros, del siervo de Dios Luigi Paliq, sacerdote OFM, y del siervo de Dios Gjion Gazulli, sacerdote diocesano (estos dos últimos no beatificados aun, a la redacción de esta noticia).

El clero católico se distinguió por su fe, su patriotismo y su cultura. Al padre Mati Prendushi la dictadura le propuso separarse de la Santa Sede de Roma para fundar la Iglesia nacionalista. Todos rechazaron valerosamente semejante propuesta. Monseñor Frano Gjini, obispo y delegado apostólico, cuando escuchó semejante pretensión, respondió con firmeza:

"Jamás separaré mi rebaño de la Santa Sede".

Monseñor Gjini fue fusilado en 1948. Ningún sacerdote aceptó el cisma y esto desencadenó la reacción que condujo a la encarcelación de unos 170 sacerdotes.

Don Lazër Shantoja fue torturado y le amputaron las manos y los pies; viéndolo en aquel estado, su madre desesperada, exclamó:

-Compro yo la bala para matarlo, pero no lo dejéis más en estas terribles condiciones.

Mientras aquel era fusilado en Tirana, capital de Albania, otro sacerdote, Ndre Zadeja, lo era también en la vieja e histórica ciudad de Shkodër, centro del catolicismo y de la cultura albanesa.

Más tarde serían fusilados el padre Giovanni Fausti y el padre Daniel Dajani, jesuitas; el padre Gjon Shllaku, O.F.M.; el seminarista Mark Çuni, los señores Gjelosh Lulashi, Qerim Sadiku y Fran Mirakaj y el padre Antón Harapi, superior provincial de los Hermanos Menores. Igual suerte corrió el padre Mati Prendushi, guardián del convento San Francisco de Gjuhadol en Shkodër.

El arzobispo de Shkodër, monseñor Gaspër Thaçi, el arzobispo de Durrës, monseñor Vinçenc Prennushi, OFM y el padre Çiprian Nika fueron acusados, falsamente, de haber escondido armas debajo del altar de San Antonio, en su iglesia.

El padre Bernardin Palaj, tras ser torturado, murió a causa del tétanos, en el Convento de los Franciscanos, convertido en cárcel para más de 700 detenidos. Don Lekë Sirdani y Don Pjetër Çuni, murieron sumergidos boca abajo en una fosa séptica.

Alfons Tracki y Zef Maksem, sacerdotes alemanes, fueron fusilados. El padre Serafín Koda exhaló su último suspiro con la laringe fuera de la garganta. Papa Josif, sacerdote católico de rito bizantino, quien cayó exhausto en el pantano de Maliq, fue sepultado vivo en el barro.

A Don Mark Gjani le pidieron que renegara de Cristo y su respuesta fue ¡Viva Cristo Rey! Fue asesinado y su cuerpo echado a los perros. Don Mikel Beltoja fue torturado en la sala del proceso, que se celebró a puerta cerrada. La policía le hirió gravemente con punzones y, unos días más tarde, le fusilaron.

Noticia tomada del www.religionenlibertad.com/…/los-40-martires…, del P. Jorge López Teulón, hay allí más material sobre el tema, que puede ser de interés.

fuente: Religión en libertad