Francisco lucha por el mal gusto de hace sesenta años

Francisco está “preocupado” por las supuestas reformas que quería el Vaticano II, dijo a obispos y sacerdotes de Sicilia el 9 de junio, diciendo que quiere liberar la piedad popular de gestos supuestamente supersticiosos.

Criticó los sermones donde la gente sale a fumar un cigarro [aunque esas personas han dejado de ir a la iglesia hace décadas], sermones sobre “todo y nada” sin sustancia [como el suyo].

El núcleo del discurso de Francisco fue sobre cómo presidir la liturgia. “¿Todavía el encaje, pero dónde estamos? ¡Sesenta años después del Concilio! ¡Un poco de actualización también en el arte litúrgico, en la 'moda' litúrgica! Sí, a veces va trayendo un poco de encaje de la abuela, pero solo a veces. Esto es para rendir homenaje a la abuela, ¿no?”. Francisco mostró una obsesión enfermiza por la parafernalia litúrgica.

Francisco agregó que la insularidad no debe impedir “la verdadera reforma litúrgica [¡sic!] que el Concilio planteó”, mientras que el mismo Francisco está resucitando en el Vaticano las guerras litúrgicas y de mal gusto de hace 60 años.

#newsMlnudcovfh
adeste fideles
Conviene Fomentar el uso del lino en el altar y los encajes litúrgicos para rendir mayor honor a Dios . El Cardenal Bergoglio sin proponérselo nos da idea de lo que el demonio aborrece y no estamos para darle gusto a ese ángel caído…✍🏻