Clicks292
miriam2001

EN TI CONFÍO, JESÚS; NUNCA QUEDARÉ DEFRAUDADA

Querida hija,

El amor de Dios es una fuente inagotable. Su dolor es indescriptible. Dios llora, hija Mía. Siente que muchos de Sus hijos se van de Su lado. Yo veo vuestro sufrimiento, y sufro mucho. Sé lo que os vendrá si continuáis así; ciertamente que lo sé.

Mi corazón está lleno de lágrimas y sufro mucho por vosotros. ¡Miriam, hijita Mía muy querida, os necesito! No puedo parar de llorar por lo que se os echa encima. Seguir a Dios se resume en una sola palabra; la Ley se resume en una sola palabra: AMOR. ¿Cuál de estas letras no entendéis? Hija Mía, Yo os amo. Sois Mis hijos, y os amo a todos. ¡QUIERO QUE OS SALVÉIS, hija! Deseo lo mejor para vosotros.

El día se acerca, y Dios no para de llamaros. Yo soy vuestra Madre y Dios no deja de insistir, pero llega el día, hijos Míos, en que todo esto terminará. Convertíos, escuchad la Palabra de vuestro Padre Celestial. No echéis a Mi Hijo de vuestras vidas, y así os podrá presentar ante el Padre como a Sus hermanos.

Gracias, hijos Míos.