Join Gloria’s Christmas Campaign. Donate now!
Clicks15
jamacor

Protesta contra los Actos Sacrílegos

Protesta contra los Actos Sacrílegos

Pedro L. Llera, el 19.11.19 a las 1:18 PM

Mi amigo y hermano Roberto de Mattei me hizo llegar hizo llegar el 11 de noviembre pasado el documento que reproduzco aquí debajo (no lo he visto publicado en InfoCatólica) por si yo lo quería firmar. De hecho ese documento de protesta se publicó al día siguiente (el 12 de noviembre) con la firma de cien personalidades e intelectuales católicos, a los que se han ido sumando cada día más firmantes: entre ellos, el arzobispo Viganò y el obispo holandés Robert Mutsaerts.

No he firmado ese documento porque yo no soy nadie para condenar al Papa. Y no es falsa modestia o humildad impostada. Es la constatación de una realidad: yo solo soy un pobre pecador y bastante tengo con humillarme ante el Señor para que Dios se apiade de mí, como para ir por el mundo condenando a nadie, cuanto menos al Papa.

Además, yo tampoco soy ninguna personalidad relevante como para figurar en una lista junto con otros que sí lo son y a los que admiro de corazón, como el mismo profesor de Mattei, Josef Seifert, John Henry Westen, Marco Tosatti y un largo etcétera de personas realmente importantes y relevantes.

Ahora bien, dejando a un lado el tema de la condena al Papa Francisco, no seré yo quien calle ante los actos idolátricos de adoración a la Pachamama que tuvieron lugar en el Vaticano durante la celebración del Sínodo sobre la Amazonia. Yo he condenado la idolatría de esos actos en varios artículos:

Jamas adoraré a la Pachamama ¿Y tú?

Ecoteología y estupidez

Tiempo de héroes y de santos

Dice el Catecismo:

2069 El Decálogo forma un todo indisociable. Cada una de las “diez palabras” remite a cada una de las demás y al conjunto; se condicionan recíprocamente. Las dos tablas se iluminan mutuamente; forman una unidad orgánica. Transgredir un mandamiento es quebrantar todos los otros (cf St 2, 10-11). No se puede honrar a otro sin bendecir a Dios su Creador. No se podría adorar a Dios sin amar a todos los hombres, que son sus creaturas. El Decálogo unifica la vida teologal y la vida social del hombre.

Pues bien, en los últimos tiempos se empezó quebrantando el Sexto Mandamiento para justificar el adulterio y se ha terminado por violar el Primero. Porque los Mandamiento son un todo indisociable: forman una unidad orgánica. Y cuando se abre la mano para transgredir uno, detrás van el resto. Y así vemos cada día cómo hay religiosos, teólogos y clérigos de renombre mundial que promueven las uniones homosexuales, a las que bendicen en actos públicos dentro de nuestros templos; otros que justifican el aborto o la eutanasia y así uno tras otro: cada día un escándalo.

Los mandamientos forman parte de la revelación de Dios. No son un invento de los hombre.

2072 Los diez mandamientos, por expresar los deberes fundamentales del hombre hacia Dios y hacia su prójimo, revelan en su contenido primordial obligaciones graves. Son básicamente inmutables y su obligación vale siempre y en todas partes. Nadie podría dispensar de ellos. Los diez mandamientos están grabados por Dios en el corazón del ser humano.

La revelación de Dios no está grabada en cinta magnetofónica: está grabada en el corazón del hombre, en su conciencia más auténtica. Y nadie puede justificar el incumplimiento de los mandamientos. Y si un obispo o un religioso pretendiera cambiarlos o dispensar su cumplimiento caería en un pecado grave contra la fe.

Lo que está ocurriendo cada día en la Iglesia es un escándalo tras otro, lo que supone un atentado contra el Quinto Mandamiento:

2284 El escándalo es la actitud o el comportamiento que induce a otro a hacer el mal. El que escandaliza se convierte en tentador de su prójimo. Atenta contra la virtud y el derecho; puede ocasionar a su hermano la muerte espiritual. El escándalo constituye una falta grave si, por acción u omisión, arrastra deliberadamente a otro a una falta grave.

2285 El escándalo adquiere una gravedad particular según la autoridad de quienes lo causan o la debilidad de quienes lo padecen. Inspiró a nuestro Señor esta maldición: “Al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y le hundan en lo profundo del mar” (Mt 18, 6; cf 1 Co 8, 10-13). El escándalo es grave cuando es causado por quienes, por naturaleza o por función, están obligados a enseñar y educar a otros. Jesús, en efecto, lo reprocha a los escribas y fariseos: los compara a lobos disfrazados de corderos (cf Mt 7, 15).

2286 El escándalo puede ser provocado por la ley o por las instituciones, por la moda o por la opinión.

Así se hacen culpables de escándalo quienes instituyen leyes o estructuras sociales que llevan a la degradación de las costumbres y a la corrupción de la vida religiosa, o a “condiciones sociales que, voluntaria o involuntariamente, hacen ardua y prácticamente imposible una conducta cristiana conforme a los mandamientos del Sumo legislador” (Pío XII, Mensaje radiofónico, 1 junio 1941). Lo mismo ha de decirse de los empresarios que imponen procedimientos que incitan al fraude, de los educadores que “exasperan” a sus alumnos (cf Ef 6, 4; Col 3, 21), o de los que, manipulando la opinión pública, la desvían de los valores morales.
2287 El que usa los poderes de que dispone en condiciones que arrastren a hacer el mal se hace culpable de escándalo y responsable del mal que directa o indirectamente ha favorecido. “Es imposible que no vengan escándalos; pero, ¡ay de aquel por quien vienen!” (Lc 17, 1).

Los ritos amazónicos con estatuas de la Pachamama y las procesiones con canoas a hombros de obispos y monjas por Roma, además de estupideces, suponen igualmente un escándalo. Y a quienes consienten y promueven estos escándalos más les valdría colgarse una piedra de molino al cuello y tirarse al mar.

PROTESTA CONTRA LOS ACTOS SACRÍLEGOS DEL PAPA FRANCISCO

Nosotros, los abajo firmantes, clero y estudiosos laicos católicos, protestamos y condenamos los actos sacrílegos y supersticiosos cometidos por el papa Francisco, sucesor de Pedro, en relación con el reciente Sínodo de la Amazonía que ha tenido lugar en Roma.

Tales actos sacrílegos son los siguientes:

- El 4 de octubre, el papa Francisco asistió a un acto de adoración idolátrica de la diosa Pachamama[1].

- Permitió que este culto tuviese lugar en los Jardines Vaticanos, profanando también las cercanías de las tumbas de los mártires y la Iglesia del Apóstol Pedro.

- Participó de este acto de culto idolátrico bendiciendo una imagen de madera de la Pachamama[2].

- El 7 de octubre, el ídolo de la Pachamama fue colocado frente al altar de San Pedro y, después, llevado en procesión hasta el aula sinodal. El papa Francisco pronunció oraciones en una ceremonia que involucraba a esta imagen y, después, se unió a la procesión[3].

- Cuando la imagen de esta deidad pagana fue sustraída de la iglesia de Santa María in Traspontina, donde había sido sacrílegamente colocada, y lanzada al río Tíber por unos católicos ofendidos por tal profanación de la iglesia, el papa Francisco, el 25 de octubre, se disculpó por esta acción, y otra imagen de la Pachamama fue vuelta a colocar la iglesia[4]. Así pues, se comenzó otra profanación.

- El 27 de octubre, durante la Misa de conclusión del sínodo, aceptó un cuenco utilizado en los cultos idolátricos de la Pachamama, situándolo sobre el altar[5].

El propio papa Francisco confirmó que se trataba de ídolos paganos. En su disculpa del 25 de octubre por la sustracción de tales ídolos de una iglesia católica, las denominó Pachamam[6], el nombre de una falsa deidad de la madre tierra según las creencias paganas de Sudamérica.

El cardenal Walter Brandmüller, el cardenal Gerard Müller, el cardenal Jorge Urosa Savino, el arzobispo Carlo Maria Viganò, el obispo Athanasius Schneider, el obispo José Luis Azcona Hermoso, el obispo Rudolf Voderholzer y el obispo Marian Eleganti[7] han condenados distintos aspectos de estos cultos como idólatras o sacrílegos. Finalmente, también el cardenal Raymond Burke ha dado un juicio análogo en una entrevista.[8]

La participación en los cultos idolátricos fue anticipada por la declaración titulada Documento sobre la Fraternidad Humana, firmada por el papa Francisco y Ahmad al-Tayyeb, Gran Imán de la Mezquita de al-Azhar, el 4 de febrero de 2019.[9] La declaración afirmaba lo siguiente:

«El pluralismo y la diversidad de religión, color, sexo, raza y lengua son queridos por Dios en su Sabiduría, con la que Él creó a los seres humanos. Esta Sabiduría Divina es la fuente de la que proviene el derecho a la libertad de credo y a la libertad de ser diferente».

La participación de Francisco en estos cultos idolátricos indica que entendía esta declaración en sentido heterodoxo, el cual permite considerar la adoración de ídolos paganos como algo bueno y querido por Dios.

Es más, a pesar de recomendar privadamente al obispo Athanasius Schneider que “usted [el obispo] puede decir que la frase en cuestión sobre la diversidad de religión significa la voluntad permisiva de Dios…”[10], Francisco no ha corregido la Declaración de Abu Dabi de acuerdo a lo anterior. De hecho, en su discurso en la audiencia del 3 de abril de 2019, el papa Francisco contestó a la pregunta: «¿Por qué Dios permite que haya tantas religiones?», haciendo referencia a la «voluntad permisiva de Dios», tal y como la explica la teología escolástica, pero le dio al concepto un significado positivo, declarando que «Dios ha querido permitirlo» porque si bien «hay tantas religiones» estas «siempre miran al cielo, miran a Dios»[11] (énfasis añadido). No hay la más mínima sugerencia de que Dios permita las falsas religiones del mismo modo que permite la existencia del mal en general. Más bien, la clara implicación es que Dios permite la existencia de «tantas religiones» porque son buenas en tanto que «siempre miran al cielo, miran a Dios».

Es más, Papa Francisco desde entonces ha confirmadola nunca corregida declaración de Abu Dhabi instituyendo un “comité interreligioso”,[12] después oficialmente denominado “Alto Comité” (“Higher Committee”),[13] con sede en los Emirados Árabes Unidos, para promover los “objetivos” del documento; y promoviendo una instrucción del Pontificio Consejo para el diálogo interreligioso destinada a los directores de todos los Institutos superiores de instrucción católicos, e indirectamente a todos los profesores universitarios católicos, pidiéndoles dar “la más amplia difusión posible” al documento, incluida su afirmación, nunca corregida, que Dios quiere la “diversidad de la religiones tal y como quiere la diversidad de color, sexo, raza y lengua.”[14]

Rendir culto a cualquier otra persona o cosa que no sea el Dios verdadero, la Santísima Trinidad, supone una violación del Primer Mandamiento. Absolutamente toda participación en cualquier forma en la veneración de ídolos queda condenada en este Mandamiento y es, objetivamente, un pecado grave, independientemente de la culpabilidad subjetiva, que solo Dios puede juzgar.[15]

San Pablo enseñaba a la Iglesia primitiva, en la Primera Epístola a los Corintios, que los sacrificios ofrecidos a los ídolos paganos no son sacrificios ofrecidos a Dios sino a los demonios:

«¿Qué quiero decir? ¿Que las víctimas sacrificadas a los ídolos son algo o que los ídolos son algo? No, sino que los gentiles ofrecen sus sacrificios a los demonios, no a Dios; y no quiero que os unáis a los demonios. No podéis beber del cáliz del Señor y del cáliz de los demonios. No podéis participar de la mesa del Señor y de la mesa de los demonios». (1 Cor 10,19-21)

Por tales acciones, el papa Francisco ha incurrido en el reproche sancionado en el Segundo Concilio de Nicea:

«Muchos pastores han destruido mi viña, han devastado mi heredad. Porque siguieron a hombres impíos, y confiando en su propia locura han calumniado a la santa Iglesia, que Cristo, nuestro Dios, desposó; y han fallado en distinguir lo sagrado de lo profano, afirmando que los íconos de nuestro Señor y de sus santos no eran diferentes de las imágenes de los ídolos satánicos.»[16]

Con inmenso dolor y profundo amor por la Cátedra de Pedro, rogamos a Dios Omnipotente que perdone a los miembros culpables de su Iglesia en la tierra, librándoles del castigo que merecen por estos terribles pecados.

Pedimos respetuosamente al papa Francisco que se arrepienta públicamente y sin ambigüedades de estos pecados objetivamente graves, y de todas las ofensas públicas contra Dios y la verdadera religión, y que haga acto de reparación por tales ofensas.

Rogamos respetuosamente a todos los obispos de la Iglesia Católica que ofrezcan su corrección fraterna al papa Francisco por estos escándalos, y que adviertan a sus rebaños que, según la enseñanza divinamente revelada de la fe católica, se arriesgan a la condenación eterna si siguen al actual papa en su ofensa contra el Primer Mandamiento.

9 de noviembre de 2019

In festo dedicationis Basilicae Lateranensis

“Terribilis est locus iste: hic domus Dei est

et porta cæli; et vocabitur aula Dei”


[Firmantes]

[1] www.religionenlibertad.com/…/Ritual-de-la-Ma…

[2] www.lifesitenews.com/news/watch-pope-fran…

[3] catholicherald.co.uk/…/amazon-synod-wh…

[4] www.lifesitenews.com/news/pope-calls-stat…

www.adnkronos.com/…/nuova-statua-in…

[5] insidethevatican.com/…/letter-59-2019-…

[6] rorate-caeli.blogspot.com/…/francis-defiant…

[7] www.lifesitenews.com/blogs/six-cardinals-a…

[8] www.nytimes.com/…/cardinal-burke-…

[9]www.vatican.va/…/papa-francesco_…

[10] www.lifesitenews.com/news/bishop-schneide…

[11]w2.vatican.va/…/papa-francesco_… Consultar también: www.lifesitenews.com/news/fr.-thomas-wein…

[12] www.lifesitenews.com/news/pope-francis-we…

[13] www.vaticannews.va/…/committee-docum…

Its official website: www.forhumanfraternity.org/higher-commitee

[14] www.lifesitenews.com/blogs/pope-asks-unive…

[15] Como lo explica el Profesor Josef Seifert: “Aun en el caso que no haya detrás una intención idolátrica, tal como afirma Papa Francisco, el hecho objetivo di colocar ídolos en una Iglesia, y nada menos que en San Pedro, es una ofensa contra Dios y un acto objetivamente sacrílego.” Véase: Pachamama in St Peter’s Manifests Abu Dhabi Statement - by Professor Josef Seifert

Véanse todas las citas bíblicas relevantes en la carta abierta del obispo Schneider: www.lifesitenews.com/news/bishop-athanasi…

[16] Concilium Nicaenum II (787), in: Corpus Christianorum. Conciliorum Oecumenicorum Generaliumque Decreta, ed. G. Alberigo, I: The Oecumenical Councils. From Nicaea I to Nicaea II, Turnhout 2006, 295-345.