Clicks45
Bottega
La profecía de Juan de Jerusalén. La profecía de Juan de Jerusalén Juan el profeta, también llamado Juan el Venerable o Juan de Gaza murió en Merosala, en el año 550 fue un monje basilio, anacoreta …More
La profecía de Juan de Jerusalén.

La profecía de Juan de Jerusalén Juan el profeta, también llamado Juan el Venerable o Juan de Gaza murió en Merosala, en el año 550 fue un monje basilio, anacoreta y eremita palestino, abad y maestro de Doroteo de Gaza. Vivió como ermitaño en una cueva en silencio y oración y se le atribuían dones de profecía y ciencia infusa. Vosotros, al ver que comienzan a suceder estas cosas, abrid los ojos, y alzad la cabeza, estad de buen ánimo, alegraos, porque vuestra redención se acerca. Luc 21:28 Las profecías de Juan de Jerusalén son un conjunto de textos proféticos, publicados en Francia entre 1994 y 1998. Atribuidas a Jean de Vézelay Nacido en Borgoña en 1042 y criado en el Camino de Santiago, se convirtió en un monje y caballero cruzado, amigo de Hugues de Payens, con quien fundó la Orden del Temple, en compañía de otros 7 templarios, participó en la conquista de Jerusalén en 1099. No está claro, si encontró los escritos del venerable del año 550 ó, que parte, de las profecías, pertenecen a él o si son una Fusion. Murió en Jerusalén hacia 1120 Poco antes de su muerte, Juan de Jerusalén escribió siete copias de su libro de profecías. dándole 3 a san Bernardo de Claraval que donó una al monasterio de Vézelay. El manuscrito fue redescubierto en 1992 en Zagorsk Rusia, en el monasterio de la Santísima Trinidad. Una copia de las profecías estaba guardada en los archivos de la KGB en Lubyanka y provendría de las bibliotecas de la comunidad judía de Varsovia, capturada por los alemanes en 1941, y luego capturada por los rusos durante la caída de Berlín en 1945. Otra habría sido llevada a Roma, y se encuentra en los archivos vaticanos. Veamos algunas.. Todas ellas comienzas con la frase “Cuando empiece el año 1000 que sigue al año 1000...” El hambre oprime el vientre de tantos hombres Y vendrán mercaderes de ilusiones que ofrecerán el veneno… Pero esto destruirá los cuerpos y pudrirá las almas; y aquellos que hayan mezclado el veneno con su sangre serán como bestias salvajes caídas en una trampa, y matarán, y violarán, y despojarán, y robarán; y la vida será un Apocalipsis cotidiano. Cuando empiece el año mil que sigue al año mil… El padre buscará el placer en su hija; el hombre en el hombre; el viejo en el niño impúber, y eso será a los ojos de todos… Pero la sangre se hará impura; el mal se extenderá de lecho en lecho, el cuerpo acogerá todas las podredumbres de la Tierra, los rostros serán consumidos, los miembros descarnados… el amor será una peligrosa amenaza para aquellos que se conozcan solo por la carne. Cuando empiece el año mil que sigue al año mil… Todos sabrán lo que ocurre en todos los lugares de la Tierra; se verá al niño cuyos huesos están marcados en la piel y al que tiene los ojos cubiertos de moscas. Pero el hombre que lo vea volverá la cabeza, pues no se preocupará sino de sí mismo; Cuando empiece el año mil que sigue al año mil… El hombre comerciará con todo; todas las cosas tendrán precio; el árbol, el agua y el animal. todo será vendido. Los hombres ya no confiarán en la ley de Dios, sino que querrán guiar su vida como a una montura; querrán elegir a los hijos en el vientre de sus mujeres y matarán a aquellos que no deseen. Pero ¿qué será de estos hombres que se creen Dios?