Clicks653
Efraín
"Recibió el don de hablar toda lengua y fin muy espantoso", Relato del Papa San Gregorio Magno. Un mozo vaquerizo de gran simpleza y humildad trabaja en casa del abogado romano Valeriano, en el año …More
"Recibió el don de hablar toda lengua y fin muy espantoso", Relato del Papa San Gregorio Magno.

Un mozo vaquerizo de gran simpleza y humildad trabaja en casa del abogado romano Valeriano, en el año 590 D.C. Una gran epidemia azota la ciudad de Roma y muere mucha gente, la casa de Valeriano es afectada y mucho mueren por la peste. El mozo vaquerizo enferma y acercándose la muerte es llevado al cielo. Al poco tiempo vuelve en si e informa a su Señor Valeriano que había ido al Cielo y que iban a morir varios de su casa, da los nombres. Para que creyera su Señor, le dice que había ido al cielo, que allí había recibido el don de hablar toda lengua de la Tierra. Para comprobarlo, Valeriano le habla en Griego y contesta para gran asombro de los presentes. Un escudero Búlgaro le habla en su lengua nativa y le contesta como si el hubiese nacido y crecido en ella. Ya le creen... puede hablar toda lengua. Pero, pasados tres días el mozo vaquerizo se despedazó lo brazos con sus dientes y murió. Después, murieron todos los que él había dicho morirían y no murió nadie que él no haya mencionado con su lengua.

Este caso tan espantoso del mozo vaquerizo que trabajaba en casa del abogado Valeriano es para darnos lástima. Una persona de gran simpleza y humildad, que mereció ser llevada al Cielo y regresó con ese maravilloso don de Dios, de hablar toda lengua de la tierra, es para que hubiera sido prudente con eso… le faltó prudencia al mozo vaquerizo para vivir en la tierra lo que Dios había designado si hubiese seguido sus rectos caminos y mantenido fiel a Él.

Nosotros debemos temer los justos juicios de Dios, nuestra salvación eterna no esta asegurada, debemos trabajar día a día para obtenerla y estar siempre en gracia de Dios. Si nos dejamos influenciar por las ideas del demonio, por la soberbia, por la ambición, seguramente tendremos la acción del diablo en nosotros, el cual hará todo lo posible para matarnos y llevarnos al Infierno. Si Dios permite la acción del demonio es porque pecamos gravemente contra Él o nuestros planes no siguen sus caminos y designios.

En el infierno no solamente hay personas malas. También hay personas que en vida fueron consideradas buenas, pero pecadoras.

Para ver el video correspondiente al relato escrito del Papa San Gregorio Magno, de su libro DIÁLOGOS: "Recibió el don de hablar toda lengua y fin muy espantoso", dar clic en el siguiente Texto de Gloria.tv:

Relato del Papa San Gregorio Magno: "Recibió el don de hablar toda lengua y fin muy espantoso".