jamacor
169

La ‘Humanae Vitae’ en el punto de mira

*

Por The Catholic Thing | 01 octubre, 2022

Por Richard A. Spinello

Desde que la Pontificia Academia para la Vida (PAV) fue reestructurada hace varios años por el arzobispo Vincenzo Paglia, se ha visto envuelta en una serie de escándalos de alto nivel. La controversia más reciente gira en torno a la publicación de La ética teológica de la vida. En este libro se proponen modificaciones de doctrinas como la prohibición de la procreación médicamente asistida. El libro también cuestiona la enseñanza de la Humanae Vitae, que prohíbe el uso de anticonceptivos.

Uno de los colaboradores, Gilfredo Marenzo, sostiene que si las «circunstancias prácticas» hacen «irresponsable la elección de engendrar», una pareja puede recurrir al uso de dispositivos anticonceptivos.

En entrevistas y tweets posteriores, los miembros de la Academia han insistido en que la enseñanza de Pablo VI sobre la anticoncepción no es infalible y, por tanto, está sujeta a revisión. Según el padre Maurizio Chiodi, la Humanae Vitae no pertenece al magisterio infalible de la Iglesia. Por el contrario, Chiodi afirma que nos encontramos en el ámbito de la «doctrina reformable», donde es muy posible el disenso por parte de teólogos y católicos individuales.

Según el sitio de noticias y comentarios católicos The Pillar, hay una sutil estrategia subyacente a esta nueva ofensiva contra la encíclica del Papa Pablo VI. Paglia y sus colegas oportunistas reconocen que es poco probable que el Papa Francisco componga un nuevo documento sobre la anticoncepción que revise la enseñanza de sus predecesores. Sin embargo, esperan que sus sugerentes comentarios centren la atención en el tema de la anticoncepción en el próximo Sínodo sobre la Sinodalidad y proporcionen un nuevo foro para la disidencia.

¿El objetivo? Tal vez que este discurso conduzca a un lenguaje en la penumbra del documento final (como una nota a pie de página) que relativice la Humanae Vitae. Incluso una alusión a la noción de que la anticoncepción es a veces moralmente permisible arraigaría rápidamente entre los teólogos disidentes y un laicado receptivo.

Cualquier compromiso de este tipo socavaría fatalmente la notable continuidad de la enseñanza de la Iglesia sobre esta cuestión.

Esta doctrina fue reafirmada inequívocamente en el Concilio Vaticano II en varias secciones de la Gaudium et Spes. En el párrafo 51, los Padres del Concilio afirman que el amor conyugal debe «conservar el pleno sentido de la entrega mutua y de la procreación humana». Continúan estipulando que el carácter moral de un acto que concilie el amor conyugal con la «transmisión responsable de la vida» debe basarse en «criterios objetivos» que impidan la prevención de que las relaciones sexuales den lugar a la procreación.

La Humanae Vitae (14) se hace eco de este principio porque rechaza «todos los actos que intentan impedir la procreación, tanto los elegidos como medio para un fin como los elegidos como fines». No importa cuáles sean las intenciones más remotas (como limitar el tamaño de la familia).

En una nota a pie de página del párrafo de la Gaudium et Spes, se hace referencia a la denuncia de la anticoncepción tanto de Pío XI como de Pío XII. Así pues, el Concilio Vaticano II y la Humanae Vitae no inventan algo nuevo, sino que repiten la enseñanza constante de la Iglesia sobre la anticoncepción.

El principio básico de todos estos pronunciamientos papales y conciliares es que una pareja no puede tener relaciones sexuales e impedir deliberadamente que ese acto alcance su fin natural de procreación, independientemente de cuáles sean sus intenciones más amplias.

El Papa Juan Pablo II abordó la cuestión de la anticoncepción en muchos de sus escritos papales y pre-papales, incluyendo la Teología del Cuerpo y Veritatis Splendor. Como Papa, 134 discursos catequéticos pronunciados en los primeros años de su papado, demostró cómo la justificación de la Humanae Vitae se encuentra en lo profundo de la filosofía moral y la antropología.

Y en un discurso en el 40º aniversario de la Humanae Vitae, el Papa Benedicto proclamó que «la verdad expresada en la Humanae Vitae no cambia».

Dada esta excepcional continuidad, es difícil negar que el carisma de infalibilidad de la Iglesia está en funcionamiento aquí. Aunque la doctrina sobre la anticoncepción no se basa en el mismo tipo de infalibilidad ex cathedra que el dogma de la Inmaculada Concepción, representa una enseñanza infalible del magisterio ordinario. Según la Lumen Gentium, tal ejercicio infalible del magisterio ordinario se produce bajo estas condiciones: los obispos, en comunión entre sí y con el Papa, enseñan con autoridad sobre una cuestión de fe y de moral y coinciden en que esta enseñanza debe mantenerse de forma definitiva y absoluta.

Antes del Concilio Vaticano II y de la Humanae Vitae, la condena de la anticoncepción ya había sido proclamada universalmente por los obispos en comunión con el Papa, que estaban de acuerdo en que esta enseñanza debía mantenerse «definitiva y absolutamente». Por lo tanto, la prohibición de la anticoncepción califica claramente como una enseñanza infalible del magisterio ordinario.

Si el Arzobispo Paglia y su PAV logran relativizar esta doctrina y transformarla en una norma general sujeta a múltiples excepciones y calificaciones basadas en los argumentos sofisticados de teólogos inteligentes, la estabilidad y permanencia de muchas otras enseñanzas de la Iglesia se volverán igualmente vulnerables. Decir a los católicos que pueden usar métodos anticonceptivos si tienen motivos sinceros y nobles intenciones es un repudio directo de la instrucción dada tanto en Gaudium et Spes como en Humanae Vitae. Diluir esta doctrina declarando que la anticoncepción no es intrínsecamente mala equivaldrá seguramente a su virtual desaparición entre los fieles.

La Humanae Vitae nunca ha sido popular entre la jerarquía católica. La mayoría de los obispos no se han apresurado a defender la encíclica porque es muy contracultural. La revolución sexual siempre ha despreciado mucho cualquier juicio moral contra la anticoncepción. Si esta última etapa del drama se desarrolla en el próximo Sínodo de la forma en que The Pillar especula, será instructivo ver qué obispos y cardenales son lo suficientemente valientes como para enredarse con los que disienten de esta ortodoxia constante.

Como declaró la hermana Lucía de Fátima, la «batalla final» entre Satanás y Nuestro Señor se está librando sobre el matrimonio y la familia, y la última disputa sobre la anticoncepción es un nuevo punto de inflexión. La irrelevancia de la jerarquía eclesiástica en este épico conflicto espiritual será evidente si no defienden lo que los papas desde Pío XI hasta Benedicto XVI (junto con sus predecesores) han enseñado con tanta claridad y autoridad.

Acerca del autor:

Richard A. Spinello es profesor de prácticas de gestión en Boston College y miembro del cuerpo docente adjunto en St. John’s Seminary en Boston. Es autor de The Encyclicals of John Paul II: An Introduction and Commentary y The Splendor of Marriage: St. John Paul II’s Vision of Love, Marriage, Family, and the Culture of Life.

*

Snow Storm – Steam-Boat off a Harbour’s Mouth by Joseph Mallord William Turner, 1842 [The TATE, London]