Clicks435

Lo que hizo decir al ángel: “Dios te salve, María”

Hagamos conocer y amar a María.

La oposición clásica de los ángeles y los hombres era antes muy importante; los hombres consideraban un honor venerar a los ángeles. Por eso está escrito en el panegírico de Abraham que dio hospitalidad a los ángeles y se inclinó ante ellos.

Pero que un ángel se incline ante un ser humano era algo impensable antes de que el ángel Gabriel saludara a la Santísima Virgen, diciendo “Dios te salve María” en el momento de la Anunciación.

La razón por la cual, antes de la Anunciación, el ángel no reverenciaba al hombre, sino que este último veneraba al ángel, se debe a que el ángel estaba muy por encima del hombre y ello en tres aspectos:

- No era apropiado que la criatura espiritual e incorruptible reverenciara a la criatura corruptible, es decir, al hombre.

- El ángel es alguien muy cercano al Altísimo, es como su asistente. El profeta Daniel dice en el capítulo 7: "Un millón de ángeles le sirvieron y mil millones estaban presentes ante de Él". Pero el hombre es como un extraño, exiliado de Dios por el pecado. Está escrito, en el Salmo 54: "Huyendo, me alejé".

El ángel era superior a él, en tercer lugar, por la plenitud del esplendor de la gracia divina. Por eso aparece siempre rodeado de luz. Pero para los hombres, aunque tienen una parte de la luz de la gracia, esta luz, sin embargo, es débil y está como en la oscuridad.

Por tanto, no era apropiado que el ángel reverenciara al hombre, hasta que en la naturaleza humana hubiera una persona que en estos tres aspectos fuera superior al ángel; y esta criatura será la Santísima Virgen.

Y para demostrar que en estos tres puntos Ella era superior, él quiso hacerle reverencia; lo que le hizo decir: "Dios te salve, María".


Síntesis de Françoise Breynaert
mariedenazareth
Adelita likes this.
OFM
OFM
2 more comments from OFM
OFM
La Basílica Patriarcal de Santa María de los Ángeles en la Porciúncula encierra, entre las blancas paredes del templo del siglo XVI, la venerable iglesita de la Porciúncula, lugar de la vida evangélica y fraterna de Francisco y de la primera generación franciscana, y lugar santo en el que Francisco, la tarde del 3 de octubre de 1226, «cumplidos en él todos los misterios de Cristo, acogió a la …More
La Basílica Patriarcal de Santa María de los Ángeles en la Porciúncula encierra, entre las blancas paredes del templo del siglo XVI, la venerable iglesita de la Porciúncula, lugar de la vida evangélica y fraterna de Francisco y de la primera generación franciscana, y lugar santo en el que Francisco, la tarde del 3 de octubre de 1226, «cumplidos en él todos los misterios de Cristo, acogió a la hermana muerte cantando». El templo dedicado a la Reina de los Ángeles, la «Dama pobre» de la Porciúncula, que guio maternalmente a Francisco y a los hermanos de la naciente comunidad, es custodiado con celosa ternura por los Hermanos Menores Franciscanos. En la Porciúncula estamos verdaderamente en la fuente del franciscanismo, en la limpia fuente del Perdón de Asís y de la misericordia de Dios.
OFM likes this.
“Dios te salve, María”.
4 more comments from Cecilia Argentina
¿Quiénes son los ángeles? ¿Cuál es su misión?
Los ángeles son seres espirituales creados por Dios por una libre decisión de su voluntad divina. Son seres inmortales, dotados de inteligencia y voluntad.
En representaciones de la Asunción, los ángeles llevan al cielo a María. “Nuestra Señora de los Ángeles” es uno de los títulos más extendidos de la Virgen.
Los ángeles llenan la vida de María: desde Gabriel en la anunciación, hasta los ángeles que cantan el nacimiento de Cristo.
Cecilia Argentina likes this.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo,
bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.
2 more comments from santa clara
Qué interesante, Marcelino.
santa clara likes this.
2 more comments from Marcelino Champagnat
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo,
bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.
Marcelino Champagnat likes this.