Clicks13

El Pesebre original

Bottega
En Roma se levantó una iglesia en el Esquilino, con el fin de exponer un pesebre de madera, llevado a Roma por san Jerónimo, antes del año 400. Jerónimo pasó sus últimos 35 años en una gruta, junto …More
En Roma se levantó una iglesia en el Esquilino, con el fin de exponer un pesebre de madera, llevado a Roma por san Jerónimo, antes del año 400. Jerónimo pasó sus últimos 35 años en una gruta, junto a la Cueva de Belén, traduciendo la biblia y atendiendo a los que llegaban de todas partes del mundo a visitar el sitio donde nació Jesús, en una homilía detalla que el pesebre había sido de arcilla, pero que luego fue cambiado por uno de plata. Este pesebre también fue llevado a la iglesia del esquilino. Orígenes (año 248) señala que, “En Belén se muestra la gruta donde nació Jesús y el pesebre donde fue envuelto en pañales”. El Papa Liberio († 366) incorporó la capilla dentro de una Basílica en honor de santa María de las nieves. Después del concilio de Éfeso (431), Sixto III la reedificó, llamándola de santa María la Mayor. De esa época son los mosaicos que decoran el arco triunfal, con escenas de la vida de la Virgen y de la infancia de Cristo. Con el pasar del tiempo, se convirtió en la iglesia de la Navidad en Roma. Nicolás IV (Papa franciscano † 1292) encargó los mosaicos del ábside y de la fachada, así como las figuras del Belén, obra de Arnolfo di Cambio, que se conserva en el museo de la Basílica. Los mosaicos colocados a ambos lados de la nave central recuerdan la historia de la humanidad como una gran procesión hacia el Redentor, cuyo nacimiento debería estar representado en el centro del arco triunfal. Sin embargo, en su lugar se encuentra un trono vacío. De este modo, la procesión humana se ve arrastrada hacia abajo, donde hay una cripta, con la cuna original de Belén. El trono se halla vacío porque el Señor ha descendido al establo, para estar con los hombres. Se ha encarnado… En el altar hay un cuadro que pintó san Lucas, en el se representa a la virgen cargando el niño, pintado sobre la mesa del comedor de la sagrada Familia, hecho por san José con ayuda de Jesús. San Lucas, es conocido por sus pormenorizados relatos del nacimiento del redentor y otros datos que la virgen le confió, como el Magníficat y la historia del pesebre.