San Carlos Lwanga; mártir en manos de los sodomitas en el "mes del orgullo" LGBTQ

San Carlos Lwanga; mártir en manos de los sodomitas en el "mes del orgullo" LGBTQ

Javier Olivera Ravasi, el 3.06.24 a las 2:39 PM

Foto: Misión de Bukumbi en Tanganica (Mwanza), en septiembre u octubre de 1885.

África ha sido desde antiguo tierra de mártires y santos. Se contaban antiguamente de a miles: San Agustín, San Atanasio, San Cirilo, San Cipriano, Santa Perpetua y Santa Felicidad, etc, entre otros. Pero son pocos los que conocen hoy a los mártires que enfrentaron la homosexualidad en el siglo XIX, los mártires ugandeses con San Carlos Lwanga a la cabeza junto con sus doce compañeros.

Evangelizados por los sacerdotes de las misiones africanas del gran San Daniel Comboni, Carlos Lwanga y sus compañeros eran jóvenes de entre catorce y treinta años que pertenecían a la corte real del rey Mwanga, nefasto rey sodomita que, al conocer la conversión de sus siervos al catolicismo se enfureció al ver que no querrían tener relaciones homosexuales con él, por lo que inició una persecución contra “aquellos que rezan” (el nombre con el que designaba a los cristianos) ordenándoles que aceptaran practicar la sodomía con él renegando de su Fe.

San Carlos Lwanga fue el primero en dar un paso al frente negándose a esas costumbres contrarias a la naturaleza; los demás lo siguieron.

San Carlos Lwanga

- “¿Aún queréis ser cristianos?” - preguntó el rey- ¡los mandaré quemar!”

Los jóvenes respondieron valientemente:

- “Sí, seremos cristianos hasta la muerte - a lo que agregó San Carlos Lwanga- ¡Puedes quemar nuestros cuerpos pero no nuestras almas”.

En prisión, Lwanga bautizó a los que aún no habían recibido el primero y principal de los sacramentos.

Fueron quemados en la colina de Namugongo. Ante el martirio, sus bocas no emitían quejas ni gritos, sino oraciones.

Carlos Lwanga y sus compañeros fueron beatificados en 1920 y canonizados en 1964.

En el mes en que algunos festejan el “orgullo” gay y ante esta nueva “colonización ideológica” (Papa Francisco dixit), la Iglesia recuerda a estos heroicos mártires africanos que se opusieron al lobby gay africano dirigido desde el poder. Que su testimonio siga iluminando al África negra que aún mantiene el sentido común natural y sobrenatural.

San Carlos Lwanga y compañeros mártires anti-sodomíticos, orate pro nobis.

Que no te la cuenten


P. Javier Olivera Ravasi, SE

Categorías : Actualidad