es.news
742

A los 81 años: Francisco jubila a obispo alemán que aseguraba que los paganos siguen siendo paganos

Francisco aceptó el 18 de noviembre la dimisión del secularizado obispo Lucio/Lutger Alfert, de 81 años, vicario apostólico del Pilcomayo (43.000 católicos, 11 sacerdotes, 125.000 km2), con sede en Mariscal Estigarribia (Paraguay).

Alfert presentó su renuncia en 2016 al cumplir 75 años. Llegó a Paraguay desde Alemania como misionero de los Oblatos de María Inmaculada [OMI] en 1972. Su tía fue religiosa en Brasil.

En el Pilcomayo viven diez grupos aborígenes, cada uno con su propia idea de Dios, dijo Alfert a Kirche-und-Leben.de en agosto de 2017: “No queremos convertirlos en católicos” [pero los evangélicos los convertirán al protestantismo].

Alfert se interesa por las reformas agrarias y quiere luchar para que los indios sigan siendo paganos (“para preservar su religión”).

La vida parroquial está a cargo de “los fieles”, dijo. “Cuando llego a una aldea, primero pregunto qué tengo que hacer, en vez de al revés”.

Recordó que llegó a un servicio religioso. “Se había leído la lectura y ya se había pronunciado el sermón”. Entonces, un feligrés dijo: “Nuestro obispo lleva un cuarto de hora sentado ahí. Vamos a escuchar lo que tiene para decir”.

No sorprende que Francisco mantuviera a Alfert tanto tiempo en el cargo.

Ironía de la historia: El Monasterio de María Engelport, donde Alfert completó su noviciado, fue abandonado por la moribunda congregación OMI en 2013 y ahora es un Monasterio de Rito Romano de las Hermanas del Instituto Cristo Rey.

Imagen: Screenshot, #newsHkgquycnxr