03:35
gianradi
3615

Breve presentacion del libro "Y LUCA MIRA EL CIELO"

Un Mensaje del Cielo Luca mira el cielo; queda siempre más fascinado, los ojos brillan de llanto, el corazón estrechado en una morsa de frío dolor, Luca no entiende; sin embargo, una presencia a su …More
Un Mensaje del Cielo
Luca mira el cielo; queda siempre más fascinado, los ojos brillan de llanto, el corazón estrechado en una morsa de frío dolor, Luca no entiende; sin embargo, una presencia a su lado agarra más consistencia, una mano invisible lo empuja casi por temor a que pueda desviarse de un camino ya señalado...
gianradi
gianradi
Un Mensaje del Cielo

Luca mira el cielo; queda siempre más fascinado, los ojos brillan de llanto, el corazón estrechado en una morsa de frío dolor, Luca no entiende; sin embargo, una presencia a su lado agarra más consistencia, una mano invisible lo empuja casi por temor a que pueda desviarse de un camino ya señalado. Estamos casi al final de 2008, los inviernos de Umbría son dulces y …More
Un Mensaje del Cielo

Luca mira el cielo; queda siempre más fascinado, los ojos brillan de llanto, el corazón estrechado en una morsa de frío dolor, Luca no entiende; sin embargo, una presencia a su lado agarra más consistencia, una mano invisible lo empuja casi por temor a que pueda desviarse de un camino ya señalado. Estamos casi al final de 2008, los inviernos de Umbría son dulces y particularmente templados, sin embargo aquel pedazo de hielo no puede despegarse de su corazón, la oración la hace mecánica, más que una invocación, se convierte en una especie de canto aprendido de memoria, el alma es árida aunque si la voluntad es fuerte, ¡Luca no ora, recita oraciones!

En la capilla de la iglesia una estatua de la Virgen viste la cándida túnica de la Señora de Fátima; los ojos son azules como el cielo de Luca, el colorido róseo, mientras los labios parecen abiertos como en una oración silenciosa, el aspecto es marmóreo o al menos así lo ven sus ojos, una estatua; una imagen estática e impersonal; pero de aspecto materno.

Luca tiene cada vez mas frío, pero su voluntad es amar a DIOS sobre todas las cosas; ¡lo ha elegido!

El famoso libre albedrío que el Altísimo le ha concedido, dirige todas sus expectativas hacia lo alto, él sabe; por una intima intuición, que precisamente de ese cielo llegará esa seña anhelada, que con todo su ser está pidiendo a Su Señor en un deseo del alma, que no se sacia de aquella oración árida, que por el momento parece ser el único consuelo a las penas que lleva dentro.

Día tras día, regresa a esa iglesia frente a la estatua de la Virgen, que recoge en su seno todas las lágrimas que no puede derramar, todo el amor que no expresa, las palabras no dichas, todo encerrado en esa repetición obsesiva, de Ave sin corazón, pero dichas desde lo profundo de su alma.
One more comment from gianradi
gianradi
“Ustedes no me escogieron a mí. Soy

Yo quien los escogí a ustedes y los he

puesto para que produzcan fruto, y

ese fruto permanezca”.


(Juan 15,16)