Join Gloria’s Christmas Campaign. Donate now!
Clicks171

XXIII Aniversario de los Mártires Maristas de Bugobe (Congo-Zaire) - 31-10-1996

Vídeo:

Mártires Maristas en Zaire - XIX aniversario - 31/10/1996

Cada 31 de octubre , los Maristas recordamos con mucho cariño y veneración a los queridos Hermanos FERNANDO DE LA FUENTE, SERVANDO MAYOR, JULIO RODRÍGUEZ Y MIGUEL ÁNGEL ISLA, asesinados el 31 de octubre de 1996 en el campo de refugiados de Nyamirangüe (Zaire).

Cuatro insignes misioneros, cuatro antorchas encendidas que por amor se apagaron el último día del mes de las misiones. Cuatro mártires de la solidaridad que “amaron hasta el final”. Cuatro violetas, siempre vivas, que adornarán el jardín del mundo marista.

Cuatro misioneros, “mensajeros de esperanza para el mundo”. En una de sus cartas nos decía el Hermano Fernando: “somos el apoyo principal de esta gente desamparada y ya sin esperanza”.

Han transcurrido veintitrés años y su recuerdo permanece vivo entre nosotros y sus familiares. He aquí alguno de los testimonios dados por familiares de nuestros mártires.


“Me siento orgullosa de mi hijo”, dice María Ángeles, madre del hermano Julio Rodríguez. “Él era muy valiente y consecuente con lo que creía y predicaba y por eso no se fue del Zaire. Me consuela pensar que ha muerto haciendo lo que siempre quiso hacer: ayudar a los más pobres. Ahora, le pido a Julio que nos dé conformidad y paciencia para llevar su ausencia. Cuando miro sus fotografías, escucho sus mensajes pidiendo ayuda para los pobres africanos”.

“Nos consuela ver cómo todos lo querían”, escribe Segismundo de la Fuente padre del Hermano Fernando. “A Fernando lo tenemos siempre presente y como tenemos ya todo hecho en la vida nos dedicamos a recordarle. Le pedimos que nos siga ayudando a todos, también a los africanos, desde el cielo”.

“A Miguel Ángel, dice su hermano Cipriano, lo quisiera vivo y no muerto. Su muerte no me ha hecho mejorar la imagen que tenía de mi hermano, porque era insuperable el concepto que yo tenía de él. Para mí siempre fue grande, antes y después de su muerte. Nos ha dejado un vacío muy grande. Siempre estará presente entre nosotros y su memoria jamás será olvidada.

“Nunca lo había sentido tan cerca como ahora”, expresa Serafín Mayor, hermano de Servando. “Cada día que pasa, se me manifiesta como más vivo, más insinuante, más convincente, más iluminante. Hoy nuestra familia se siente orgullosa de su miembro más joven”.


Ojalá que el recuerdo de estos santos mártires nos ayude a vivir, como ellos, el mandamiento de AMOR hasta el final.
Que su sangre pacifique a África, remueva la conciencia dormida y egoísta, suscite entre nosotros dosis importantes de generosidad y audacia al servicio de los más desamparados.

Nuestros queridos Hermanos FERNANDO, SERVANDO, JULIO Y MIGUEL ÁNGEL “murieron abrazando la imagen más negra del amor de Dios, el martirio”.
Adelita and 2 more users like this.
Adelita likes this.
perceo3 likes this.
monica medina likes this.
santa clara likes this.
OFM
El mártir nos ayuda a descubrir el gran valor del testimonio dado a Cristo al donar por entero la vida. Es un don que puede ser pedido a algunos en un instante, pero que se nos pide a todos día tras día, hora tras hora. Como decía s. Ambrosio, refiriéndose a su tiempo, cuando ya las persecuciones exteriores habían acabado: "¡Cuántos hoy son mártires en secreto y dan testimonio al Señor Jesús!" (…More
El mártir nos ayuda a descubrir el gran valor del testimonio dado a Cristo al donar por entero la vida. Es un don que puede ser pedido a algunos en un instante, pero que se nos pide a todos día tras día, hora tras hora. Como decía s. Ambrosio, refiriéndose a su tiempo, cuando ya las persecuciones exteriores habían acabado: "¡Cuántos hoy son mártires en secreto y dan testimonio al Señor Jesús!" (Comentario al Salmo 118).
OFM
One more comment from OFM
OFM
Para comprender mejor que la muerte de los mártires es semilla de cristianos, es bueno recordar que, en la parábola de la semilla, "la semilla es la palabra de Dios", es decir, no solo sus palabras reveladas, sino sobre todo la Palabra, con mayúscula, el Hijo que el Padre ha enviado y que el Espíritu Santo hace brotar en el corazón del cristiano, identificándolo con Cristo. Por eso, en su muerte …More
Para comprender mejor que la muerte de los mártires es semilla de cristianos, es bueno recordar que, en la parábola de la semilla, "la semilla es la palabra de Dios", es decir, no solo sus palabras reveladas, sino sobre todo la Palabra, con mayúscula, el Hijo que el Padre ha enviado y que el Espíritu Santo hace brotar en el corazón del cristiano, identificándolo con Cristo. Por eso, en su muerte testimonial, el mártir se identifica con Cristo. Pero también el Espíritu actúa en los corazones de quienes acogen el testimonio del mártir, que se vuelve así particularmente elocuente. Como dice el prefacio de los santos mártires: "Han atestiguado con su sangre tus prodigios".
Ojalá que el recuerdo de estos santos mártires nos ayude a vivir, como ellos, el mandamiento de AMOR hasta el final.
Que su sangre pacifique a África, remueva la conciencia dormida y egoísta, suscite entre nosotros dosis importantes de generosidad y audacia al servicio de los más desamparados.
Marcelino Champagnat likes this.