01:52
Octubre 5. Santa Ana Schäffer florycanto fecha de inscripción en el santoral: 5 de octubre n.: 1882 - †: 1925 - país: Alemania canonización: B: Juan Pablo II 3 jul 1998 - C: Benedicto XVI 21 oct …More
Octubre 5. Santa Ana Schäffer florycanto

fecha de inscripción en el santoral: 5 de octubre
n.: 1882 - †: 1925 - país: Alemania
canonización: B: Juan Pablo II 3 jul 1998 - C: Benedicto XVI 21 oct 2012
hagiografía: Vaticano

Elogio:
En el lugar de Mindelstetten, en el territorio de Ratisbona, en Alemania, santa Ana Schäffer, virgen, la cual, a los diecinueve años, en su oficio de sirviente se abrasó con agua hirviendo y, después, tras agravarse su estado de salud, vivió con ánimo sereno en espíritu de pobreza y oración, ofreciendo su dolor por la salvación de las almas.

De la homilía de SS Juan Pablo II en la ceremonia en la que Anna Schäffer, junto a otros siervos de Dios, fue proclamada beata, el 7 de marzo de 1999:

Dirigimos nuestra mirada a la beata Ana Schäffer, leemos su vida precisamente como un comentario viviente de lo que san Pablo escribió a los romanos: «La esperanza no defrauda, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado» (Rm 5, 5).

Cuanto más se transformaba su vida en un calvario, tanto más fuerte era en ella la convicción de que la enfermedad y la debilidad podían ser las líneas en las que Dios escribía su evangelio. Llamaba a su habitación de enferma «taller del dolor», para conformarse cada vez más con la cruz de Cristo. Hablaba de tres llaves, que Dios le había concedido: «La más grande es de hierro y muy pesada, son mis sufrimientos. La segunda es la aguja, y la tercera, la pluma. Con todas estas llaves quiero trabajar día tras día, para poder abrir la puerta del cielo».

Entre atroces dolores, Ana Schäffer tomaba conciencia de la responsabilidad que cada cristiano tiene de la santidad de su prójimo. Por eso utilizó su pluma. Su lecho de enferma se convierte en la cuna de un apostolado epistolar muy amplio. Las pocas fuerzas que le quedan las emplea en el bordado, para de esta forma dar a los demás un poco de alegría. Pero, tanto en sus cartas como en sus labores manuales, su razón de vida es el Corazón de Jesús, símbolo del amor divino. Así, representa las llamas del Corazón de Jesús no como lenguas de fuego, sino como espigas de trigo. La Eucaristía, que Ana Schäffer recibía diariamente de su párroco, es sin duda, su punto de referencia. Por ello, esa representación del Corazón de Jesús será característica de la nueva beata.

Puede leerse la homilía completa en español en el sitio del Vaticano
fuente: Vaticano
Irapuato
perceo3