Clicks213
es.news
1

Fraude de los abusos: Sacerdote condenado a pesar de las contradicciones de un testigo clave

Un juzgado de Toledo (España) ha condenado a ocho años y medio de prisión al sacerdote José Luis Galán por haber agredido “sexual, física y psicológicamente y en forma reiterada” a una adolescente entre 2011 y 2014, a partir del momento que la chica tenía 16 años.

Galán era el director espiritual del colegio de la chica. Según publica el 28 de julio el sitio web ElPais.com, el sacerdote proclamó su inocencia, pero admitió haber mantenido una relación sentimental con la madre de la niña, quien se divorció de su marido por este motivo.

La acusadora empezó a desarrollar anorexia, escribió sus recuerdos en un cuaderno en inglés (¡!) e intentó suicidarse más de una docena de veces, lo que el psicólogo relacionó con los “abusos”.

Durante la investigación y el juicio, la madre de la chica testificó contra su propia hija, sosteniendo que tanto los abusos que ella relató como los intentos de suicidio formaban parte de una venganza por celos.

#newsGaalzgbyyc
Jeromin
DESDE EL PUNTO DE VISTA HUMANO: una chica de 16 años que vive con su familia y que es REITERADAMANTE "abusada" evidentemente no ha sido abusada, sino que ha mantenido relaciones consentidas y que ahora se toma la venganza aprovechándose que que la ley actual es totalmente injusta y un varón tiene siempre presunción de culpabilidad.

PERO DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LA IGLESIA Y DE DIOS: ese supu…More
DESDE EL PUNTO DE VISTA HUMANO: una chica de 16 años que vive con su familia y que es REITERADAMANTE "abusada" evidentemente no ha sido abusada, sino que ha mantenido relaciones consentidas y que ahora se toma la venganza aprovechándose que que la ley actual es totalmente injusta y un varón tiene siempre presunción de culpabilidad.

PERO DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LA IGLESIA Y DE DIOS: ese supuesto sacerdote es un fornicario cuyas relaciones son a mayor gloria de Lucifer, y que en un reino católico merecería la pena máxima no por "abusar" sino por violar sus votos sacerdotales.