Clicks300
es.news

Cardenal Farrell sigue negando [o cubriéndose]

La credibilidad del cardenal vaticano Kevin Farrell está destruida, al punto de no tener retorno.

Al hablar el 31 de julio en Associated Press Farrell afirmó que él “no sospechó ni una vez siquiera” que su ex jefe, el cardenal de Washington Theodore McCarrick, de 88 años, cometió abusos homosexuales.

Con esta formulación Farrell puede intentar conciliar el hecho que en realidad él sabía de las acusaciones, pero no quiso creer en ella y, peor todavía, no hizo nada con ellas. Farrell fue un protegido y compañero de McCarrick.

Él es suficientemente realista para entender que su versión “podría ser difícilmente creíble”. Afirma que él se concentró en “gobernar la arquidiócesis” de Washington [los obispos auxiliares no tienen que “gobernar” diócesis] y no en ocuparse de lo que McCarrick estaba haciendo:

“Ahora que la gente puede decir 'pero usted debe ser un tonto correcto que no se dio cuenta'. Debo ser un tonto correcto, pero no pienso que lo soy. Es por eso que estoy enojado”. Pero otros tienen más motivos para estar “enojados” que Farrell.

La declaración de Farrell no es creíble, porque como lo puso Associated Press, la mala conducta de McCarrick era un “secreto a voces”.
Según los estándares del papa Francisco puesto para el caso Karadima en Chile, los dos compinches de McCarrick, los cardenales Farrell y Tobin, tendrán que renunciar.

#newsIccjoicdgs