Join Gloria’s Christmas Campaign. Donate now!
Clicks456

Obispo Schneider Condena estatua Pachamama como "Nuevo Becerro de Oro" en Carta Abierta

Por Diane Montagna

ROMA, 26 de octubre de 2019

LifeSiteNews www.lifesitenews.com/news/bishop-athanasi…) - El obispo Athanasius Schneider emitió hoy una carta abierta condenando enérgicamente el uso de la estatua de Pachamama en el Sínodo del Amazonas en el Vaticano.

En la carta abierta del 26 de octubre, el obispo Schneider también pide a todos los católicos, obispos, sacerdotes y laicos, que ofrezcan actos de reparación, protesta y corrección por el uso de las estatuas de Pachamama, a las que llama un "nuevo becerro de oro".

El obispo Schneider escribe: "El sincretismo y el paganismo son como venenos que entran en las venas del Cuerpo Místico de Cristo, la Iglesia".

Continúa: "Como sucesor de los Apóstoles, encargado del cuidado del rebaño de Dios, no puedo permanecer en silencio ante la flagrante violación de la santa voluntad de Dios y las desastrosas consecuencias que tendrá sobre las almas individuales, la Iglesia en su conjunto, y de hecho toda la raza humana. Por lo tanto, es con gran amor por las almas de mis hermanos y hermanas que escribo este mensaje ".

En comentarios el viernes, el Papa Francisco confirmó que varias estatuas de una mujer embarazada sin ropa, que se usaron en una ceremonia del 4 de octubre en los Jardines del Vaticano, se procesaron en la Basílica de San Pedro y se guardaron en un altar lateral de la Iglesia de Santa María en Traspontina en la vía della Conciliazione - son símbolos de la "Pachamama". Hablando con los obispos y otros participantes sinodales en la sala sinodal, el Papa pidió perdón a aquellos que se sintieron ofendidos por las estatuas tomadas de la iglesia de Traspontina y arrojadas al río Tíber.

El Papa Francisco informó a los participantes del sínodo que las estatuas se han recuperado del Tíber y dijo que podrían exhibirse en la misa de clausura del Sínodo el domingo 27 de octubre.

A continuación se muestra el texto completo de la carta abierta del obispo Athanasius Schneider.

1. "No tendrás dioses ajenos delante de mí", dice el Señor Dios, como el primero de los mandamientos (Ex 20: 3). Entregado originalmente a Moisés y al pueblo hebreo, este mandato sigue siendo válido para todas las personas y todos los tiempos, como Dios nos dice: “No se tallarán ídolos en forma de nada en el cielo arriba o en la tierra abajo o en el aguas debajo de la tierra; no te inclinarás ante ellos ni los adorarás ”(Ex 20: 4-5). Nuestro Señor Jesucristo guardó este mandamiento perfectamente. Cuando se le ofrecieron los reinos del mundo si tan solo se inclinara ante el diablo, Jesús respondió: “¡Vete, Satanás! porque está escrito: 'Adorarás al Señor tu Dios y solo a él servirás' ”(Mt 4:10; Dt 6: 13-14). Por lo tanto, el ejemplo de Cristo es de suma importancia para todas las personas que desean "el Dios verdadero y la vida eterna"; como nos exhorta San Juan Apóstol: "Hijitos, guardaos de los ídolos" (1 Jn 5, 20-21).

En nuestros días, este mensaje tiene una importancia especial, porque el sincretismo y el paganismo son como venenos que entran en las venas del Cuerpo Místico de Cristo, la Iglesia. Como sucesor de los Apóstoles, encargado del cuidado del rebaño de Dios, no puedo permanecer en silencio ante la flagrante violación de la santa voluntad de Dios y las desastrosas consecuencias que tendrá sobre las almas individuales, la Iglesia en su conjunto, y de hecho la totalidad. raza humana. Por lo tanto, es con gran amor por las almas de mis hermanos y hermanas que escribo este mensaje.

2. El 4 de octubre de 2019, en la víspera del Sínodo del Amazonas, se celebró una ceremonia religiosa en los Jardines del Vaticano, en presencia del Papa Francisco y de varios obispos y cardenales, que fue dirigida en parte por chamanes y en la que objetos simbólicos fueron usados; a saber, una escultura de madera de una mujer embarazada sin ropa. Estas representaciones son conocidas y pertenecen a los rituales indígenas de las tribus amazónicas, y específicamente al culto de la llamada Madre Tierra, la Pachamama. En los días siguientes, las figuras femeninas desnudas de madera también fueron veneradas en la Basílica de San Pedro frente a la Tumba de San Pedro El Papa Francisco también saludó a dos obispos que llevaban el objeto Pachamama sobre sus hombros y lo procesaron en el Salón del Sínodo, donde fue colocado en un lugar de honor. Las estatuas de Pachamama también se exhibieron en la iglesia de Santa María en Traspontina.

En respuesta a las protestas de los fieles católicos con respecto a estos ritos y el uso de estas estatuas, los portavoces del Vaticano y los miembros de los comités del Sínodo del Amazonas minimizaron o negaron el evidente carácter sincretista religioso de las estatuas. Sin embargo, sus respuestas fueron evasivas y contradictorias; fueron actos de acrobacias intelectuales y negaciones de evidencia obvia.

La compañía estadounidense de medios visuales "Getty Images" hizo una fotografía oficial de prensa de este ritual con esta descripción: "El Papa Francisco y el cardenal Cardenal Cláudio Hummes, Arzobispo Emérito de São Paulo, Presidente de la Red Eclesial Pan-Amazónica (REPAM), se paran en frente a una estatua que representa a la Pachamama (Madre Tierra) ". El reverendo Paulo Suess, participante del Sínodo del Amazonas, no dejó dudas sobre el carácter pagano de las ceremonias con las imágenes de madera en los Jardines del Vaticano y se atrevió incluso a recibir ritos paganos. , diciendo: “Incluso si este era un rito pagano, sin embargo, es una adoración pagana a Dios. No se puede descartar el paganismo como nada ”(17 de octubre, entrevista de Vatican News). En una declaración oficial, el 21 de octubre, la Red Eclesial Pan-Amazónica (REPAM) condenó el acto heroico de los caballeros que habían arrojado las imágenes de madera al Tíber como un acto de "intolerancia religiosa". De ese modo, desenmascararon las mentiras y los trucos. con lo que negaron el carácter religioso de las veneradas imágenes de madera. Voluntarios de la Iglesia Carmelita Santa María en Traspontina, donde se exhibieron las estatuas de madera, corroboraron esta declaración, diciendo : "La madre [tallada] que traje de Brasil ... que estaba en la procesión, bueno, la trajimos de Brasil. Fue realizado por un artista indígena, y le pedimos una obra de arte que simbolizara toda esa conexión de la Madre Tierra, de las mujeres, el aspecto femenino de Dios, que Dios es quien protege y nutre la vida ". dijo, llamándolo tanto un símbolo de "Madre Tierra" como de "Pachamama".

Fuentes objetivas señalan que la Pachamama es un objeto de veneración, una diosa a la que algunos bolivianos sacrifican llamas , una deidad de la tierra adorada por algunos peruanos , arraigada en las creencias y prácticas paganas incas .

3. Los católicos no pueden aceptar ningún culto pagano, ni ningún sincretismo entre las creencias y prácticas paganas y las de la Iglesia Católica. Los actos de adoración de encender una luz, inclinarse, postrarse o inclinarse profundamente en el suelo y bailar ante una estatua femenina desnuda, que no representa a Nuestra Señora ni a una santa canonizada de la Iglesia, viola los primeros Mandamientos de Dios: "Tú no tendrá dioses ajenos delante de mí "y la prohibición explícita de Dios, que ordena:" Ten cuidado de no levantar los ojos al cielo, y cuando veas el sol, la luna y las estrellas, todo el ejército del cielo, serás apartaos, adóralos y sírveles, cosas que el Señor tu Dios ha asignado a todos los pueblos debajo de todo el cielo "(Dt 4:19), y:" No se harán ídolos, ni imagen esculpida, ni criarán como una imagen erguida, ni levantarás ninguna imagen de piedra en tu tierra para inclinarte ante ella, porque yo soy el Señor tu Dios ”(Lev. 26: 1).

Los apóstoles prohibieron incluso las más mínimas alusiones o ambigüedades con respecto a los actos de veneración de ídolos: "¿Y qué acuerdo tiene el templo de Dios con los ídolos?" (2 Cor, 6: 15-16), y "Huir de la idolatría. Las cosas que los gentiles sacrifican, sacrifican a los demonios, y no a Dios: y no quisiera que ustedes tengan comunión con los demonios. No puedes beber la copa del Señor y la copa de los demonios: no puedes ser partícipe de la mesa del Señor y de la mesa de los demonios. ¿Provocamos al Señor a los celos? ¿Somos más fuertes que él? ”(1 Corintios 10:16, 21-22).

San Pablo, sin duda, diría a todos los que participaron activamente en los actos de veneración de las estatuas de la Pachamama, que simbolizan cosas materiales o creativas, estas palabras: "Pero ahora, después de eso, han conocido a Dios, o más bien son conocidos por Dios". : ¿cómo volverte a los elementos débiles y necesitados, a los que deseas servir de nuevo? ”(Gal 4: 9). Los paganos, de hecho, adoraban a los elementos como si fueran seres vivos. Y observando los actos religiosos sincretistas o al menos altamente ambiguos en los Jardines del Vaticano, en la Basílica de San Pedro y en la iglesia de Santa María en Traspontina, San Pablo diría: "Adoraron y sirvieron a la criatura en lugar del Creador, que es bendecido para siempre ”(Rom 1:25).

Todos los católicos verdaderos, que todavía tienen el espíritu de los apóstoles y de los mártires cristianos, deben llorar y decir acerca de las ceremonias paganas que tuvieron lugar en la ciudad eterna de Roma, parafraseando las palabras del Salmo 79: 1: "Oh Dios, el los paganos han entrado en tu heredad; han contaminado tu santa ciudad de Roma; han dejado a Roma en ruinas "

4. La tradición ininterrumpida de la Iglesia evitó las más mínimas ambigüedades o colaboraciones con actos idólatras. Las explicaciones que dieron los portavoces del Vaticano y las personas relacionadas con el Sínodo del Amazonas, para justificar la veneración religiosa de la figura de madera de una mujer embarazada desnuda, fueron muy similares a los argumentos dados por los paganos en la época de los Padres. de la Iglesia, según lo informado por San Atanasio. San Atanasio refutó los seudoargumentos de los paganos, y sus refutaciones se aplican plenamente a las justificaciones dadas por las autoridades del Vaticano. San Atanasio dijo: "Se jactarán de que adoran y sirven, no meras existencias y piedras y formas de hombres y pájaros irracionales y animales y bestias rastreras, sino el sol y la luna y todo el universo celestial, y la tierra, deificando así la creación "( Contra Gentiles , 21, 1-3) y:" Se combinarán todos juntos, como un solo cuerpo, y dirán que el todo es Dios "( Contra Gentiles , 28, 2). "En lugar del Dios real y verdadero, deificaron las cosas que no eran, sirviendo a la criatura en lugar del Creador (ver Rom. 1:25), involucrándose así en la necedad y la impiedad" ( Contra Gentiles , 47, 2).

El apologista del siglo II, Atenágoras, dijo sobre la veneración de los elementos materiales por parte de los paganos: "Deifican los elementos y sus diversas partes, aplicándoles diferentes nombres en diferentes momentos. Dicen que Kronos es el tiempo, y Rea la tierra, y que Kronos la deja embarazada y da a luz, de donde es considerada como la madre de todos. Al no descubrir la grandeza de Dios, y al no poder elevarse en lo alto con su razón (porque no tienen afinidad por el lugar celestial), se extienden entre las formas de la materia y arraigan a la tierra, deifican los cambios de los elementos "( Apol . 22).

Las siguientes palabras del Segundo Concilio de Nicea son completamente aplicables a todos los eclesiásticos, quienes apoyaron los actos religiosos sincretistas mencionados anteriormente en Roma: “Muchos pastores han destruido mi vid, han contaminado mi porción. Porque siguieron a hombres impíos y confiaron en sus propios frenéticos calumniaron a la santa Iglesia, que Cristo nuestro Dios se ha abrazado a sí mismo, y no pudieron distinguir lo santo de lo profano, afirmando que los íconos de nuestro Señor y de sus santos no eran diferente de las imágenes de madera de los ídolos satánicos ".

Según lo establecido por el Segundo Concilio de Nicea, la Iglesia permite la veneración con gestos exteriores de adoración, tales como inclinarse, besarse y bendecir, sin otros símbolos, imágenes o estatuas sino “los iconos de nuestro Señor Dios y Salvador Jesucristo, el de Nuestra Señora Theotokos, las de los venerables ángeles y las de todas las personas santas. Siempre que se contemplen estas representaciones, harán que quienes las miren conmemoren y amen su prototipo ”.

5. Los creyentes en el Único Dios Verdadero siempre han trabajado para eliminar la adoración de dioses falsos y eliminar sus imágenes del medio del pueblo santo de Dios. Cuando los hebreos se inclinaron ante la estatua del Becerro de Oro, alentados y alentados por el alto clero, Dios condenó tales actos. Su siervo Moisés también condenó estos actos de "bienvenida y tolerancia" hacia las divinidades indígenas locales de aquellos tiempos y molió la estatua en polvo y la esparció sobre el agua (ver Ex. 32:20). Del mismo modo, los levitas fueron elogiados por detener a todos los que adoraban al becerro de oro (Ex 32: 20,29). A lo largo de los siglos, los verdaderos católicos también han trabajado para derrocar los "poderes de esta oscuridad actual" (Efesios 6:12) y la veneración de las imágenes que los representan.

En medio de la consternación y la conmoción por la abominación perpetrada por los actos religiosos sincretistas en el Vaticano, toda la Iglesia y el mundo han sido testigos de un acto altamente meritorio, valiente y digno de elogio de algunos valientes caballeros cristianos, que el 21 de octubre expulsaron las estatuas idólatras de madera de La Iglesia de Santa María en Traspontina en Roma, y los arrojó al Tíber. Como un nuevo "Macabeo", actuaron en el espíritu de la ira de Nuestro Señor, quien expulsó a los mercaderes del templo de Jerusalén con un látigo. Los gestos de estos hombres cristianos se registrarán en los anales de la historia de la Iglesia como un acto heroico que trajo gloria al nombre cristiano, mientras que los actos de eclesiásticos de alto rango, por el contrario, que contaminaron el nombre cristiano en Roma, irán abajo en la historia como actos cobardes y traicioneros de ambigüedad y sincretismo.

El Papa San Gregorio Magno, en una carta a San Aethelbert, el primer rey cristiano de Inglaterra, lo exhorta a destruir imágenes idólatras: “Suprime la adoración de ídolos; derrocar sus edificios y santuarios ”(Bede, Historia Eclesiástica , Libro I).

San Bonifacio, el Apóstol de Alemania, derribó con su propia mano un roble dedicado al ídolo Thor o Donar, que no solo era religioso, sino también un símbolo de la protección de los soldados, de la vegetación e incluso de la fertilidad de los indígenas. cultura de las tribus germánicas.

San Vladimir, el primer príncipe cristiano en Kiev, pasó a tener los ídolos de madera que había erigido, derribado y cortado en pedazos. La estatua de madera del principal dios pagano, Perun, la arrojó al río Dnieper. Este acto de San Vladimir recuerda mucho el acto heroico de esos caballeros cristianos, que el 21 de octubre de 2019 arrojaron al río Tíber las estatuas de madera de la cultura indígena pagana de las tribus amazónicas.

Si las acciones de Moisés, de Nuestro Señor Jesucristo al expulsar violentamente a los mercaderes del Templo, de San Bonifacio y de San Vladimir hubieran tenido lugar en nuestros tiempos, los portavoces del Vaticano seguramente los habrían condenado como actos religiosos y culturales. intolerancia y robo.

6. La oración del documento de Abu Dhabi, que dice: "El pluralismo y la diversidad de religiones, color, sexo, raza e idioma son deseados por Dios en su sabiduría" encontró su realización práctica en las ceremonias del Vaticano de la veneración de la madera. estatuas, que representan divinidades paganas o símbolos culturales indígenas de fertilidad. Fue la consecuencia práctica lógica de la declaración de Abu Dhabi.

7. En vista de los requisitos de la adoración y adoración auténticas del Único Dios Verdadero, la Santísima Trinidad y Cristo Nuestro Salvador, en virtud de mi ordenación como obispo católico y sucesor de los Apóstoles, y con verdadera fidelidad y amor. para el Romano Pontífice, el Sucesor de Pedro, y por su tarea de presidir la "Cátedra de la verdad" ( cathedra veritatis ), condeno la veneración del símbolo pagano de Pachamama en los Jardines del Vaticano, en la basílica de San Pedro, y en la iglesia romana de Santa María en Traspontina.

Sería bueno para todos los verdaderos católicos, ante todo obispos y luego sacerdotes y fieles laicos, formar una cadena mundial de oraciones y actos de reparación por la abominación de la veneración de los ídolos de madera perpetrados en Roma durante el Sínodo del Amazonas. Frente a un escándalo tan evidente, es imposible que un obispo católico permanezca en silencio, sería indigno de un sucesor de los Apóstoles. El primero en la Iglesia que debe condenar tales actos y hacer reparación es el Papa Francisco.

La reacción honesta y cristiana al baile alrededor de la Pachamama, el nuevo Becerro de Oro, en el Vaticano debería consistir en una protesta digna, una corrección de este error y, sobre todo, en actos de reparación.

Con lágrimas en los ojos y una tristeza sincera en el corazón, uno debe ofrecer a Dios oraciones de intercesión y reparación por la salvación eterna del alma del Papa Francisco, el Vicario de Cristo en la tierra, y la salvación de esos sacerdotes y fieles católicos. quien perpetró tales actos de adoración, que están prohibidos por la Revelación Divina. Se podría proponer para este objetivo la siguiente oración:

“La Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, recibe de las manos de la Inmaculada Madre de Dios y de la Virgen María desde nuestro contrito corazón un acto sincero de reparación por los actos de adoración de ídolos y símbolos de madera que ocurrieron en Roma. , la Ciudad Eterna y el corazón del mundo católico, durante el Sínodo para el Amazonas. Derrama en el corazón de Nuestro Santo Padre el Papa Francisco, de los Cardenales, de los Obispos, de los sacerdotes y fieles laicos, tu Espíritu, que expulsará la oscuridad de las mentes, para que puedan reconocer la impiedad de tales actos, que ofendió su majestad divina y le ofreció actos de reparación públicos y privados.

Derramar en todos los miembros de la Iglesia la luz de la plenitud y belleza de la fe católica. Enciende en ellos el celo ardiente de llevar la salvación de Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, a todos los hombres, especialmente a las personas en la región amazónica, que todavía están esclavizadas al servicio de materiales débiles y cosas perecederas, como son los símbolos e ídolos sordos y mudos de la "madre tierra", para todas las personas y especialmente para las personas de las tribus amazónicas, que no tienen la libertad de los hijos de Dios, y que no tienen la felicidad indescriptible de conocer a Jesucristo y tener en Él parte en la vida de tu naturaleza Divina.
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tú, el único Dios verdadero, además de Quien no hay otro dios ni salvación, ten piedad de tu Iglesia. Mira especialmente las lágrimas y los suspiros contritos y humildes de los pequeños en la Iglesia, mira las lágrimas y las oraciones de los niños pequeños, de los adolescentes, de los hombres y mujeres jóvenes, de los padres y madres de familia y también de los verdaderos héroes cristianos, quienes en su celo por tu gloria y en su amor por la Madre Iglesia arrojaron al agua los símbolos de abominación que la contaminaron. Ten piedad de nosotros: ¡perdónanos, Señor, parce Domine, parce Domine ! Ten piedad de nosotros: ¡ Kyrie eleison !

www.lifesitenews.com/news/bishop-athanasi…
EXCELENTE CARTA SEÑOR OBISPO SCHNEIDER USTED PERTENECE A NUESTRA IGLESIA.
LA FALSA iglesia QUE ADOREN A SU PACHAMAMA SU BECERRO DE ORO.
adeste fideles likes this.