es.news
1616

La mentalidad de Francisco: los obispos eslovenos quieren “prohibir por completo la Misa Romana”

“El rito preconciliar debería estar totalmente prohibido”, escribió el secretario general de la Comisión Episcopal Eslovena para la Liturgia, el rígido padre Slavko Krajnc -un sacerdote que se viste como un Testigo de Jehová- en una carta al grupo de Misa Romana de San José en Liubliana, según informa el 14 de enero la página web Rorate-caeli.Blogspot.com.

El clérigo lanza un cúmulo de acusaciones contra los fieles sencillos: “cansancio e incomprensión de la liturgia postconciliar”, “desobediencia”, “apostasía”, creación de una “Iglesia paralela”. Sin embargo, tiene que admitir que "un creciente número de jóvenes” se sienten atraídos por lo que él llama “‘independencia litúrgica’, que podría dar lugar a una confusión aún mayor en la futura labor pastoral”.

Krajnc está contento con un Francisco legalista y despiadado que “por fin ha tomado medidas decisivas y ha dejado en claro que quiere abolir la ‘Iglesia paralela y las liturgias paralelas’”.

Antecedentes: A pesar de las numerosas peticiones de sacerdotes y laicos, los obispos eslovenos desobedecieron el Summorum Pontificum de Benedicto XVI y sólo permitieron una Misa Romana al mes. Después de Traditionis Custodes, el celebrante fue sustituido por un sacerdote cisterciense que no elevaba el cáliz después de la consagración y empujaba la comunión en las manos de la gente, etc. El resultado: En tres meses la asistencia disminuyó de más de 300 personas a cinco.

Imagen: AdDominum.si, #newsSsndxfxupo

Cornelio Nino Morales shares this
443
El clérigo lanza un cúmulo de acusaciones contra los fieles sencillos: “cansancio e incomprensión de la liturgia postconciliar”, “desobediencia”, “apostasía”, creación de una “Iglesia paralela”. Sin embargo, tiene que admitir que "un creciente número de jóvenes” se sienten atraídos por lo que él llama “‘independencia litúrgica’, que podría dar lugar a una confusión aún mayor en la futura labor …More
El clérigo lanza un cúmulo de acusaciones contra los fieles sencillos: “cansancio e incomprensión de la liturgia postconciliar”, “desobediencia”, “apostasía”, creación de una “Iglesia paralela”. Sin embargo, tiene que admitir que "un creciente número de jóvenes” se sienten atraídos por lo que él llama “‘independencia litúrgica’, que podría dar lugar a una confusión aún mayor en la futura labor pastoral”.