Clicks3.4K
Non Praevalebunt

Stella Cœli Extirpávit - Oración contra las epidemias

Stella Cœli Extirpávit
Oración contra las epidemias


Se trata de una oración dedicada a la Santísima Virgen, una antigua antífona mariana contra las epidemias. Se encuentra también en los cantos gregorianos. El himno “Stella Cœli Extirpávit” (a veces escrito Stella Cæli Extirpavit) fue compuesto por las Hermanas del monasterio de Santa Clara, en Coímbra (Portugal), durante la peste de principios del siglo XIV. Oraron todos los días en coro y en privado esta oración y no fueron tocadas por la enfermedad, aunque a su alrededor la peste devastó todo.

(en latín)

Stella Cæli exstirpávit
Quæ lactávit Dóminum
Mortis péstem quam plantávit
Primus parens hóminum.
Ipsa Stella nunc dignétur
Sídera compéscere,
Quórum bella plébem cǽdunt
Díræ mortis úlcere.
O piísima Stella Maris
A peste succúrre nobis;
Audi nos, Dómina;
Nam Filius tuús níhil négans
Te honórat.
Salva nos Jesu pro quíbus
Virgo Mater te órat!


℣. Ora pro nobis, Sancta Dei Génitrix.
℞. Ut digni efficiámur promissiónibus Christi.

Oremus.

Deus misericórdiæ, Deus pietátis, Deus indulgéntiæ, qui misértus es super afflictióne Pópuli tui, et dixísti Angelo percutiénti Pópulum tuúm: cóntine mánum tuam ob amorem illíus Stellæ gloriósæ, cújus úbera pretiósa contra venénum nostrórum delictórum quam dúlciter suxísti: prǽsta auxílium gratiæ tuæ, ab omni peste, et improvisa morte secure liberémur, et a totíus perditiónis incúrsu misericorditer liberémur.

Per te Jesu Christe Rex Gloriæ, Salvator Mundi: Qui vivis, et regnas in sǽcula sǽculorum. Amen.

+++

(en español)

Estrella del cielo,
que amamantó al Señor,
extirpa la peste de la muerte,
que plantó el primer padre de los hombres.
Que esa misma Estrella
se digne ahora detener los cielos,
que airados destruyen al pueblo,
con heridas de cruel muerte.
Oh piadosísima Estrella del mar,
socórrenos de la peste.
Escúchanos, oh Señora,
pues tu Hijo no te niega nada que te honre.
Sálvanos, oh Jesús,
que por nosotros te ruega tu Madre Virgen.


℣. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
℞. Para que seamos dignos de alcanzar la promesas de nuestro Señor Jesucristo.

Oremos.

Dios de la misericordia, Dios de la piedad, Dios de la indulgencia, que tiene compasión de las aflicciones de su pueblo, y dijo al Ángel que lo atravesó que refrenara su mano por el bien de esa gloriosa Estrella, cuyo precioso pecho te amamantó, contra el veneno de nuestros pecados, danos la ayuda y la Gracia, para que podamos ser liberados y salvos de toda plaga, de la muerte improvisa, y misericordiosamente libres de toda la lucha de la perdición.

Por Nuestro Señor Jesucristo, Rey de la Gloria, Salvador del mundo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

www.sabinopaciolla.com

youtube.com/watch?v=h3FTZXWS2Y8

+++