Clicks619
es.news
3

Consolación: Los fundadores del escándalo neoconservador “no eran verdaderos pervertidos”

La periodista francesa Céline Hoyeau ha escrito un libro sobre personas como el padre Marie-Dominique Philippe (Comunidad de San Juan), su hermano el padre Thomas Philippe y Jean Vanier (El Arca), André-Marie van der Borght, llamado Efraín (Comunidad de las Bienaventuranzas), y el defenestrado padre Thierry de Roucy (Hogar del Corazón).

Todos ellos fueron héroes durante el ambivalente pontificado de Juan Pablo II, pero después fueron acusados de abusos. La propia Hoyeau formó parte de la “generación Juan Pablo II” y participó en los retiros de estas comunidades. Ahora trabaja para el diario anticatólico La Croix.

Estos fundadores eran “manipuladores” y “personalidades de dos caras” que en su mayoría no eran verdaderos pervertidos que disfrutaban con la explotación de los demás, dijo el 12 de abril en el sitio web cruxnow.com.

Eran carismáticos, entusiastas, emocionales, cautivadores por su afectividad, grandes predicadores, tenían un aura y unas “intuiciones luminosas”, presentaban un elevado ideal espiritual que respondía a las expectativas de su público que los consideraba “como santos”.

De este modo atraían vocaciones y aparecían como exitosos “hombres de la Providencia”, capaces de “salvar a la Iglesia” y de reevangelizar a la sociedad, mientras la parroquia promedio se desmoronaba.

Sin embargo, también mostraban un defecto narcisista y, según Hoyeau, utilizaban a los demás para sus fines en una forma intelectual, espiritual, financiera y sexual, pero “sin ser necesariamente conscientes de ello”. Algunos de ellos justificaban sus agresiones a las mujeres adultas con un misticismo desviado que estaba en consonancia con su emotividad y sentimentalismo.

Para Hoyeau, el contexto de la Iglesia [del Novus Ordo] permitió abusos, porque estos fundadores no encontraron ningún contrapeso fuera o dentro de su comunidad. En su limitada capacidad de detectar los verdaderos problemas, ella ve un “contexto de crisis, de grandes expectativas de renovación para los católicos y de ausencia de control”.

En realidad, una cultura de besos y abrazos que abría la puerta a los abusos, se promovía en público como el signo de una “nueva Iglesia” que se reía de las “leyes”, la “estrechez de miras” y la “escrupulosidad” de la Iglesia “anterior al Concilio”.

Imagen: Jean Vanier, Marie-Dominique Philippe, Thomas Philippe © NAME, CC BY-SA, #newsKpdvdqppno
bear
Puro maniaco!
jamacor
martejero
Pero, al abusar, rompían su voto de castidad. De eso sí que tenían que ser conscientes, porque, además, abusaban precisamente de religiosas que habían hecho los mismos votos que ellos. Para mí, eso no los convierte en motivo de ejemplo espiritual y mucho menos de santidad, Y, aún digo más, si no se arrepintieron, desde luego en el Cielo no creo que estén. más bien estarán en el Infierno. …More
Pero, al abusar, rompían su voto de castidad. De eso sí que tenían que ser conscientes, porque, además, abusaban precisamente de religiosas que habían hecho los mismos votos que ellos. Para mí, eso no los convierte en motivo de ejemplo espiritual y mucho menos de santidad, Y, aún digo más, si no se arrepintieron, desde luego en el Cielo no creo que estén. más bien estarán en el Infierno. Afortunadamente, el Señor arregla lo que los hombres no saben ver.