Clicks2K

Más un Sacerdote Italiano Declara Francisco Excomulgado

Ruego humildemente a los que tienen la posibilidad de dar la máxima difusión a este escrito mío, liberándolos al mismo tiempo de toda responsabilidad personal por el contenido, para que pueda llegar realmente a sus destinatarios, en particular:

A Su Santidad el Papa Benedicto XVI, a todos los obispos y fieles laicos de la Iglesia Católica, a todos los hombres de buena voluntad,

Yo, Francesco d’Erasmo, nacido en Milán el 29 de enero de 1974, bautizado el 10 de febrero de 1974, ordenado presbítero de la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana en La Storta el 26 de junio de 1999, residente en Tarquinia, VT, en la conocida dirección, en plena posesión de mis facultades, después de haber reflexionado durante muchos años ante Dios sobre este paso, plenamente consciente de las consecuencias que puede conllevar, en la renovación de mi fe, profesada por mis padres y padrinos en mi Bautismo, renovada por mí mismo en mi Ordenación Diaconal y Presbiteral, en la recepción del oficio de Párroco en 2017, como en todo el ejercicio de mi ministerio al servicio de la Santa Iglesia Católica, anterior y posterior, también por carta y públicamente,

Especifico explícitamente que renuevo mi Profesión Obligatoria de Fe según la fórmula requerida para aquellos que asumen un Oficio en la Iglesia, de acuerdo con los Cánones, en particular, renuevo explícitamente lo que propuse para jurar el llamado Juramento Antimodernista prescrito por San Pío X el 1 de septiembre de 1910, y especificar explícitamente lo siguiente, como parte integral e inseparable de mi profesión de fe.

Reconozco ante Dios que no puedo permanecer más tiempo en silencio o incluso en la alusión implícita a lo que vengo a declarar. Pido perdón a Dios y a la humanidad si mi vacilación hasta ahora hubiera sido culpable, aunque animado por la buena fe, por temor a que las consecuencias de este acto para el bien de la Iglesia no fueran buenas.
Ya no puedo callar la certeza de lo que Dios muestra a los ojos de mi inteligencia y mi corazón, mi conciencia, de lo contrario sería cómplice del mal que se produce:

RECONOZCO Y DECLARO PÚBLICAMENTE ANTE DIOS Y TODOS LOS HOMBRES…

Que

el que actualmente se sienta en la Silla de Pedro con el nombre que se dio a sí mismo, Francisco,

Jorge Mario BERGOGLIO,

NO PERTENECE A LA COMUNIÓN DE LA IGLESIA CATÓLICA SANTA, ES ANATEMA, ESTÁ EXCOMULGADO, ESTE NO ES EL VERDADERO PAPA DE LA IGLESIA CATÓLICA.

Soy consciente de que sólo Dios tiene la autoridad para destituir a un pontífice.

Recuerdo, sin embargo, que cualquiera en la Santa Iglesia que caiga en la herejía pierde el oficio mismo.

Jorge Mario Bergoglio ha incurrido en muchas herejías muy graves, hasta el punto de llegar a la propia apostasía de la fe, a través de declaraciones y documentos publicados por él y declaraciones atribuidas a él y no negadas, aunque no se pronuncien “ex cathedra”, confundiendo con tales actos la fe de los fieles, abusando de la fe y de la obediencia que tienen hacia el legítimo Sucesor de Pedro, tolerando, alimentando y animando en la práctica de la Iglesia, herejías y pecados contra la moral católica, como si no fuera ya graves, también han llegado a tocar la apostasía, y a menudo castigando a los que se oponen a todo esto.

Recuerdo entre lo más reciente, el grave pecado de idolatría en el culto de veneración de un ídolo pagano cometido en la Basílica de San Pedro en su presencia, nunca negado ni repudiado por él, pero que de hecho deploró y repudió públicamente a quienes se oponían públicamente a tan grave sacrilegio. Recuerdo la negación de la Divinidad de Jesucristo y del Infierno en entrevistas publicadas en su nombre y nunca negadas claramente. Recuerdo la pública y solemne negación de Jesucristo el Único Salvador dado por Dios a los hombres.

Doy gracias a Dios por haberme dado la certeza de la impostergabilidad de este acto mío a través de los acontecimientos de estos días y de la liturgia de hoy, como vengo a describir, no para mi justificación, sino para ayudar a los que quieren saber la verdad.

La insidiosa insinuación de que hay una autoridad que puede eximir a los fieles del precepto pascual* es, de hecho, el pecado más grave de idolatría jamás visto. Coloca la autoridad de Dios por debajo de otra autoridad justo en el corazón del Culto debido a Dios por la Santa Iglesia Católica para la santificación de los fieles.

¡El hombre está por encima de Dios mismo!

Este pecado estaba ya presente en muchos otros actos de Bergoglio, especialmente en lo que se refiere a la disciplina de acceso a los sacramentos y a los oficios eclesiásticos, pero siempre era posible -para los que lo deseaban- no colaborar personalmente en tales sacrilegios.

En este momento, el ejercicio abusivo de la Autoridad, conferida por el propio Cristo a Pedro para confirmar la fe de sus hermanos, significaba que los fieles también se veían impedidos físicamente de poder obedecer el mandato de Dios santificando la Pascua. Y esto en virtud de una presunta obediencia a un poder político, que no tiene autoridad legítima sobre los actos de culto.

En esta situación es evidente que un obispo vestido de blanco se encuentra en el papel de Nabucodonosor frente a los tres niños, creando una confusión sin precedentes en la conciencia de los fieles.

Esto es la abominación de la desolación. Esto no puede ser reconocido de otra manera que como una gran apostasía de la Verdad y de la Fe, que se produce por la responsabilidad directa de aquel a quien el mundo ve como el Sucesor de Pedro, Vicario de Cristo.

Esto es negar que sólo Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida, y por lo tanto es negar que Él es Dios, “el Hijo de Dios venido en carne”.

Proteger, o presumir de proteger, la salud o el respeto del orden político nunca será más importante que proteger a los fieles de la desobediencia a Dios!

Jesús no ordenó esto. Quien no da a Dios lo que es de Dios, no puede dar al César lo que es del César. Le da al César lo que es de Dios.

Jesús no hizo eso.

Soy consciente de que en esta situación es difícil encontrar una solución. Por otro lado, no me corresponde a mí buscar una, ya que no tengo la autoridad para hacerlo.

Pero les recuerdo a los que tienen esta autoridad, en primer lugar, que “nada es imposible para Dios”.

También recuerdo que “si se callan gritarán las piedras”. Algunas piedras ya han gritado, pero la jerarquía de la Iglesia parece haber sido sorda en muchos de sus miembros.

A los fieles que reconocen la verdad de lo que digo, pero están desconcertados por las consecuencias, les recuerdo que el Señor ha prometido que nunca abandonará a su Iglesia.

El primero que nos anunció la llegada de estos eventos es Jesús en el Evangelio, y todo lo demás en el Nuevo Testamento nos dice que los enemigos de la verdadera fe se levantarán entre nosotros.

Especifico que los sacramentos administrados dentro de la Iglesia Católica siguen siendo válidos, al igual que los administrados en otras Iglesias que no han disfrutado de la plena comunión con el legítimo Sucesor de Pedro han sido válidos durante siglos. Así también los actos de gobierno, que si no son válidos, siempre pueden ser sanados, o en todo caso corregidos por otros actos válidos.

La Santa Iglesia está fundada en la fe del Apóstol Pedro, ¡y esto no puede fallar!

Si alguien, que tiene la autoridad para intervenir, puede ser retenido por temor a las consecuencias para los fieles, como me ha sucedido a mí hasta ahora, recuerdo el testimonio de los tres niños en el horno, o de Susana, como de todos los Santos de Dios, especialmente los Mártires: “Mejor para mí que me maten que pecar contra mi Dios”. Los verdaderos fieles católicos todavía tienen esta perseverancia, y a menudo todavía hoy, en la clandestinidad, la ejercen con enormes sacrificios, hasta el punto de ofrecer la misma vida. No se sienten abandonados si sus cuerpos llegan a estar bajo el poder de los hombres que pueden matarlos, pero se sienten abandonados por sus pastores si su fe se pone a merced del engaño de Satanás.

Recuerdo de nuevo a mí mismo y a todos los cristianos, a través de la palabra del Apóstol San Pablo, el peligro de ser cómplices de la gran apostasía actual: “Me maravillo de que, tan rápidamente, de aquel que os llamó por la gracia de Cristo paséis a otro Evangelio. Pero no hay otro, excepto que hay algunos que te molestan y quieren subvertir el Evangelio de Cristo. Pero si nosotros también, o un ángel del cielo le anuncia un evangelio diferente del que le hemos anunciado, ¡que sea un anátema! Ya lo hemos dicho y ahora lo repito: si alguien os anuncia un evangelio diferente del que habéis recibido, ¡que sea anátema! De hecho, ¿es tal vez el consentimiento de los hombres lo que busco, o el de Dios? ¿O busco complacer a los hombres? ¡Si todavía tratara de complacer a los hombres, no sería un siervo de Cristo!”

El mismo Pedro, de cuyo papel abusó Bergoglio, dijo a los Sumos Sacerdotes del Sanedrín: “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”.

Hace dos años escribí un pasaje alusivo, refiriéndome a las palabras de Daniel frente a Susana, y superponiendo una imagen de las Lágrimas de Sangre de la Virgen de Civitavecchia, y lo publiqué en Internet, en mt715.simplesite.com. Se trataba de un intento de atestiguar lo que ahora afirmo, de la manera más implícita posible, convencido de que estaba evitando las consecuencias perjudiciales para la Iglesia que una declaración (mía) explícita podría haber causado.

Ahora es el momento de decir explícitamente lo que estaba expresando, y por lo tanto también de explicar la alusión:

“Soy inocente de la sangre de esta mujer.”

Daniel decidió no ser cómplice a través del silencio de matar a la inocente Susana.

No quiero ser cómplice a través de mi silencio de la Sangre de la Iglesia Católica, porque la sangre es para la vida, y la Vida de la Iglesia Católica es su Fe en Jesucristo.

La Virgen María es la imagen y el modelo de la Santa Iglesia. En su santa imagen lloró lágrimas de sangre. Es la Sangre de Jesús su Hijo, como Ella misma ha declarado. Es por lo tanto la Sangre de la Iglesia misma, el Cuerpo Místico de su Hijo, tremendamente torturado y asesinado en la apostasía de su Fe y Verdad.

¡Yo, Francisco de Erasmo, soy inocente de la sangre de esta mujer!

Así creo y profeso ante Dios Padre Todopoderoso, Jesucristo su Hijo Nuestro Señor, que vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos y al mundo por el fuego, y el Espíritu Santo de la Verdad, la Virgen María Madre de Dios y de la Iglesia, Reina del Cielo, Inmaculada Concepción, los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y todas las huestes celestiales, ante toda la Comunión de los Santos, triunfante, purgante y militante, y ante todos los hombres de buena voluntad.

Que los Santos Evangelios me ayuden.

Amén.

Francisco de Erasmo

Diócesis de Civitavecchia-Tarquinia, 1 de abril de 2020, víspera del nacimiento en el cielo de San Juan Pablo II.

Texto original en italiano

Traducción al español de Laicos Unidos en Cristo