Clicks515
es.news
2

¡Gracias a Dios el infierno es eterno! – por el padre Reginald Garrigou-Lagrange O.P. (+1964)

Dios no puede permitirse ser despreciado con impunidad.

Ahora bien, si los dolores del infierno no fueran eternos, el pecador obstinado perseveraría en su rebelión, ya que ninguna sanción adecuada reprimiría su orgullo.

Podemos decir que su rebelión tendría la última palabra, sería el triunfo de la iniquidad.

Desde La vida eterna y la profundidad del alma Garrigou supervisó la tesis doctoral de Karol Wojtyła.

#newsVxryphdrqr

jasonjones
Si en el cielo alguien quisiese o necesitase hacer el mal y tuviese el poder que se nos promete, cómo podría ser eso un cielo?
jamacor